Adelgaza sin dejar de comer

adelgazar-comiendo

Si te estás planteando perder peso definitivamente, quizá te interesen estos consejos para perder peso sin dejar de comer.

Normalmente, la clave para perder peso es sencilla: ingerir alimentos saludables y hacer ejercicio para que la ingesta de calorías sea menor que el gasto. Pero en la práctica, es más difícil de lo que parece. Dejar hábitos poco saludables y adaptarnos a una nueva dinámica es más duro de lo que parece, y siempre nos surgirán cientos de excusas que harán el camino todavía más cuesta arriba. A continuación, te daremos unos consejos para que, de forma pausada, pero con determinación, consigas tu objetivo de adelgazar.

Controla las calorías

Lo primero que debemos hacer es acostumbrarnos a reducir el consumo de calorías. No se trata de estar constantemente contando calorías y obsesionarnos con ellas. La clave está en hacer más pequeñas las porciones paulatinamente para, así, consumir menos calorías de las que consumimos a lo largo del día.

Por ejemplo, si normalmente usamos un plato de tamaño grande, lo sustituiremos por uno más pequeño, tomando sólo una ración. ¡Y no vale repetir!

La importancia del agua

El agua, además de mantenernos hidratados, puede ayudarnos a perder grasa. De hecho, ingiriendo agua aumentaremos la sensación de saciedad, pero también nos ayudará a quemar grasas y acelerar nuestro metabolismo.

Come fruta y hortalizas

Al menos tres porciones de fruta y hortalizas de forma diaria. Y es que estos alimentos son bajos en calorías y muy saludables. Te recomendamos tenerlos siempre a mano, lavados, cortados y listos para comerlos. Si tienes ganas de picar entre horas, nada mejor que una pieza de fruta.

Sin dejar de comer

Mucha gente piensa que dejar de comer es la mejor solución. Craso error. Al dejar de comer, la tentación de picar entre horas es mayor y, al tener más apetito, ingerimos más cantidad, agrandando nuestro estómago y costando más, a posteriori, saciarnos.

Por eso, te recomendamos que planees tus comidas, evitando en todo momento las tentaciones. Lo idóneo es hacer cinco comidas de poca cantidad. Así, nuestro estómago se hará más pequeño, nos saciaremos antes, y tendremos menos necesidad de comer.

100 calorías diarias menos

Con 100 calorías diarias menos, podremos perder hasta 10 kilos al año. Para conseguirlo, nada mejor que cambiar nuestras bebidas gaseosas habituales por zumos o refrescos sin gas y bajos en calorías. Lácteos desnatados, pan integral… es decir, cualquier cosa, por pequeña que sea, cuenta. Además, puedes sustituir el azúcar por edulcorantes. Un hábito que parece insignificante, puede marcar la diferencia.

Cuando comas, come

¿Qué queremos decir con esto? Pues que cuando estés comiendo te concentres en la comida y no lo hagas mientras estás viendo la tele, leyendo o frente al ordenador. Esas distracciones pueden llevarnos a, inconscientemente, comer más de la cuenta. Siéntate a la mesa y tómate el tiempo necesario para comer.

Recordatorios

Te recomendamos que utilices notas o carteles, tanto en casa como en la oficina para ayudarte a evitar las tentaciones. Por ejemplo, en el frigorífico puedes poner una nota en la que ponga “prohibido abrirla después de cenar”.

Sal comido

Cuando tengas una reunión o salgas de fiesta, procura tomar un huevo hervido, o un yogur desnatado, o alguna pieza de fruta. Así hay menos posibilidades de que luego te apetezca picotear.

Di no a las sobras

Si eres de los que limpian el plato, el propio, y el que te pasan tus seres cercanos cuando no quieren más, trata de evitarlo. Consume tus raciones e intenta, en caso de que se trate de tus hijos, de servirles sólo lo que vayan a comer, y evitar así la tentación de comer “por pena” de que se vaya a tirar.

Di no al final dulce

Bueno, no literalmente. Muchas veces, después de comer tenemos el impulso de terminar con algo dulce, y lo primero que se nos viene a la cabeza es un flan, o un helado o algo similar. Si tienes la necesidad de terminar tu comida con algo dulce, elige una fruta, y deja esos dulces para ocasiones muy puntuales.

Encuentra tu actividad física

No es necesario ser un atleta de élite para estar en forma, ni realizar el sacrificio de salir a correr todos los días una hora, si no nos gusta. Basta con incorporar el ejercicio en nuestra rutina. Un ejercicio que nos guste y con el que nos sintamos cómodos.

Podemos dar paseos en bici en familia los fines de semana, o pasear por el parque, o echar una pachanga al fútbol o baloncesto con los amigos, o quedar con algún compañero de trabajo para jugar al pádel un par de veces por semana. El caso es incorporar cierta actividad física, y divertirnos con ella.

Otra opción es, por ejemplo, motivarnos a subir usando las escaleras de casa en lugar del ascensor, por ejemplo, y cronometrarnos para ver si tardamos menos.

También es recomendable utilizar la bicicleta, los patines o ir andando a hacer recados que nos pillen cerca, siempre que se pueda, claro. Cogiendo el coche para ir a comprar a la vuelta de la esquina se acabó.

Esperamos que con estos consejos para perder peso sin dejar de comer, consigáis vuestro objetivo de adelgazar, sobre todo, sintiéndoos a gusto con vosotros mismos. Si tienes algún consejo más, no dudes en compartirlo con nosotros.

Related Post

Publicado en Alimentación, Estética Etiquetas: , , , , , , , ,