Beneficios de la col lombarda

Aunque el invierno es cuando encontramos la col lombarda en su mejor momento, en los meses de calor es cuando más apetecible resulta tanto en ensalada como cruda.

Cortada en juliana y combinada con manzana rallada y aliñada con una vinagreta está deliciosa. Vale la pena incluso probarla cruda ya que de este modo resulta todavía más digestiva y saciante, y también como mejor se aprovecha el aporte de vitamina C que nos ofrece.

Esta verdura de la familia de la col contiene nutrientes de gran poder reconstituyente como la vitamina C, la B3 y el ácido fóloco, mejorando la resistencia física, favoreciendo la actividad mental y mejorando el estado de ánimo.

Contiene también altas dosis de selenio, asegurando el aporte de oxígeno al tejido muscular. Sobre todo al tejido cardíaco.

También es una buena fuente de antocianinas, pigmento morado que previene los ataques al corazón.

Su alto contenido en selenio, zinc y ácido fólico hacen que la col lombarda encienda el deseo sexual y mejore la calidad del esperma. Si todo esto no fuese suficiente, también aumenta la potencia sexual.  Si éste es tu objetivo, conviene que lo prepares con abundante ajo.

Además de favorecer la expulsión de metales pesados, importantísimo sobre todo en la dieta de los fumadores, la col lombarda repara la mucosa intestinal dañada, alimenta la flora bacteriana y activa el tránsito intestinal.

La col lombarda es también rica en vitamina K, cuyo déficit provoca hemorragias internas. Importante a tener en cuenta si te sangra la nariz o las encías.

Como contraindicación, no es recomendada para gente con problemas de tiroides.

Publicado en Alimentación, Salud