Cáncer de laringe.

La laringe es un conducto situado en la parte media y delantera del cuello. En el hombre suele tener unos 4,5 centímetros de largo, mientras que en la mujer suele tener unos 3,5.

Por la parte superior comunica con la faringe y con la tráquea por abajo. Por este conducto pasa tanto el aire que va hacia los pulmones como el que se expulsa al exterior.

La laringe está constituida por unos cartílagos que están unidos por ligamentos y por músculos que proporcionan movimiento. El mayor de estos cartílagos se conoce comúnmente como nuez.

En su interior, la mucosa forma dos pliegues superiores y dos inferiores, de delante a atrás. Estos pliegues son las llamadas cuerdas vocales, y dentro de ellas hay unas láminas fibrosas.

Las inferiores son más gruesas y tienen un músculo que acerca más o menos estas cuerdas, al contraerse junto a algunos que mueven los cartílagos. Esto produce que las cuerdas vibren cuando el aire que se expulsa pasa, produciendo distintos sonidos. Estos sonidos se modifican después por el velo del paladar y la posición de la lengua y de los labios para modular la voz.

RIESGOS.

Este cáncer es prácticamente exclusivo de los fumadores. Sobre todo es común, si además del tabaco se abusa del alcohol.

Es más frecuente en hombres de entre 50 y 70 años, aunque puede afectar a más jóvenes.

Se suele relacionar con el virus del papiloma humano, que se contagia por las rlaciones sexuales orales.

SÍNTOMAS.

Los síntomas varían según la zona de la laringe donde se localice el cáncer.

Si la zona afectada son las cuerdas vocales, el principal síntoma suele ser la afonía o ronquera.

Si, por el contrario, se localiza sólo por encima de ellas, suele notarse una sensación de tener algo extraño por debajo de la garganta, junto a tos y a veces, expulsión de sangre y alguna dificultad para tragar.

Cuando está por debajo de las cuerdas vocales, la respiración resulta difícil y ruidosa.

Cualquiera que sea la localización, se puede experimentar dolor al tragar, o en el oído, y aparecer ganglios inflamados en los lados del cuello.

CURACIÓN.

Tratada precozmente, se consigue curar en el 90% de los casos. Por tanto, es muy importante acudir al médico en cuanto aparece un síntoma sospechoso. Sobre todo, una afonía o ronquera que dura más de dos semanas,  incluso si puede parecer que es por un enfriamiento o abuso de la voz.

Para eliminar el tumor, normalmente se destruye mediante quimio y radioterapia. Otras veces, se extirpa, mediante rayos láser.

Se procura respetar al máximo las cuerdas vocales para conservar la voz, pero en ocasiones no es posible, ya que debe extirparse toda la laringe, y hay que abrir además, una comunicación de la tráquea con el exterior para poder respirar, ya que se interrumpe el camino por el que pasa el aire. Esto se conoce como traqueotomía. En estos casos, hay varios métodos de rehabilitación,  que pueden conseguir una voz útil.

Related Post

Publicado en Hombre, Salud Etiquetas: , , , , , , , ,