Causas y tratamiento de la gota.

Gota

La gota es una enfermedad ocasionada por un exceso de ácido úrico en la sangre. Este exceso provoca la formación de unas sales que se depositan en las articulaciones, causando un intenso dolor.

La mayoría de las ocasiones se inicia en el dedo gordo del pie. Se trata de la inflamación articular más común y, si no se trata de forma adecuada, podría llegar a causar lesiones articulares, disminuyendo considerablemente la calidad de vida del paciente. Por este motivo, debería dejar de tratarse como una enfermedad de poca importancia.

Se puede tratar, pero para ello, es muy importante un tratamiento precoz, efectivo y que se prolongue en el tiempo.

Tanto la evolución natural de la enfermedad como la falta de un control adecuado de la uricemia, pueden ocasionar consecuencias de distintos niveles de gravedad. Podemos encontrarnos ante artropatía gotosa crónica. Recientemente, se ha asociado esta enfermedad con el mayor riesgo de patologías cardiovasculares.

La gota es una enfermedad cada vez más frecuente, que suele afectar especialmente a la población adulta. En España, por ejemplo, su prevalencia llega a aumentar hasta el 5% en pacientes de más de 70 años.

Los pacientes que sufren de obesidad, diabetes, hipertensión, mala función renal o aquellos que toman medicamentos que pueden elevar los niveles de urato son los que más riesgos de padecerla tienen.

Además, entre el 85 y el 90% de los pacientes con gota son hombres adultos. Las mujeres, por el contrario, mantienen nivleles de ácido úrico generalmente bajos a lo largo de toda su edad reproductiva, acerándose al nivel que tienen los hombres después de la menopausia.

Factores como el abandono de la dieta mediterránea así como la adopción de hábitos poco saludables como el incremento en la ingesta de alcohol y bebidas azucaradas, aumentan el riesgo de padecer gota. Por tanto, se recomienda modificar algunos de estos factores como las dietas desordenadas, o cambios de medicación en aquellos pacientes en los que sea posible para ayudar a prevenir la elevación de los niveles de ácido úrico en sangre.

La gota se alza como la principal causa de artritis en la población adulta y, pese a ello, es una de las pocas patologías reumáticas que se puede curar con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado prolongado en el tiempo.

Related Post

Publicado en Hombre, Salud Etiquetas: , , , , , , ,