Ciertas carnes son tan cancerígenas como el tabaco

hamburguesas

Así lo ha anunciado la OMS reconociendo evidencia científica de que el consumo de carnes procesadas tiene relación directa con el cáncer de colon.

Así, la carne procesada se coloca dentro del grupo 1 de sustancias cancerígenas en el que podemos encontrar el tabaco, el alcohol, el arsénico y el amianto.

Del mismo modo, la carne roja ha entrado en la categoría 2A como probable cancerígeno.

Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista The Lancet Oncology, son que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal alrededor de un 18%, además de encontrar conexiones con el cáncer de páncreas y de próstata.

Nos referimos a carne procesada como la que se ha transformado a través de salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos que ensalzan su sabor o mejoran su conservación. La mayoría de este tipo de alimentos contiene carne de cerdo o de res, aunque puede llevar otro tipo de carnes rojas, aves o subproductos cárnicos como la sangre. Como ejemplos de estos alimentos encontramos las salchichas, el jamón, la carne en conserva, el bacon o la cecina.

Si bien es cierto que los expertos especifican que el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por el consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, este riesgo aumenta con la cantidad de carne que se consuma, apuntando al impacto global sobre la incidencia del cáncer en vista del gran número de personas que consumen este tipo de carnes.

En el caso de carnes rojas se han tildado de “probablemente carcinógeno” para los humanos, basado en una evidencia limitada de que este tipo de alimentos puede causar el mismo tipo de cáncer.

Con carne roja, aclaran que se refieren a todos los tipos de carne muscular de mamíferos entre los que entran la de res, ternera, cerdo, cordero, cabra, caballo o ciervo.

Conclusiones

Ante esta evidencia científica, los expertos sugieren que comer menos de medio kilo de carne roja en una semana no aumentaría de forma significativa el riesgo de sufrir cáncer intestinal. Además de señalar que la carne roja es un excelente fuente de nutrientes valiosos como proteinas, hierro, zinc y vitamina B12, por lo que pueden contribuir a una dieta sana y equilibrada sin excederse en su consumo. Todo lo contrario que la carne procesada que contiene nutrientes de menos valor y suele ser alta en grasa y sal.

Related Post

Publicado en Alimentación, Salud Etiquetas: , , , , , ,