Consejos para cuando sangra la nariz

Nariz sangrando

Solemos alarmarnos cuando sangra la nariz, pero lo cierto es que no hay motivo para entrar en pánico. Lo mejor es tomárselo con calma, ya que la mayoría de las hemorragias nasales parecen más graves de lo que son en realidad.

A continuación te damos una serie de consejos para tratarlas:

  • Es recomendable no inclinar la cabeza hacia atrás, ya que de este modo, la sangre va hacia la garganta. Dependiendo de la cantidad de sangrado, puede llegar a producir gastritis, irritación de estómago, vómitos y tos.
  • Lo mejor es colocar la cabeza del afectado hacia abajo. Así, puede estar de pie o sentado, pero con la mirada hacia el suelo.
  • Debemos presionar la fosa que sangra, usando el pulgar y el índice para apretar la nariz, como una pinza, en la porción blanda de la nariz, es decir, justo al final de la porción de hueso. Así durante al menos unos 5 minutos y, si tras pasar ese tiempo, el sangrado continúa, seguiremos presionando unos 10 minutos más.
  • Puede colocarse un tapón de algodón, empapado en agua oxigenada e introducido en la fosa nasal afectada. No lo retiraremos hasta pasados 20 minutos.
  • También se pueden aplicar compresas frías o hielo sobre el puente de la nariz.
  • En ocasiones, se debe acudir al médico o a urgencias, en aquellos casos en los que el sangrado persista más de 20 minutos pese a las medidas que tomemos.

 

Pero, ¿cuáles son las causas de las hemorragias nasales?

La causa más común es la sequedad que suele provocar la calefacción durante el invierno. Aunque también es muy común que se produzcan tras hurgarse la nariz. Ambos factores se pueden presentar de forma conjunta, ya que es más común hurgarse la nariz cuando la mucosidad se seca y endurece.

Algunas causas menos comunes, pueden ser los traumatismos, los resfriados, las alergias o el uso de cocaína.

Los niños pequeños pueden introducirse pequeños objetos en la nariz, y los ancianos pueden tener arterioesclerosis, que es el endurecimiento de las arterias, así como infecciones, hipertensión arterial o enfermedades de la coagulación de la sangre, o incluso pueden estar tomando medicamentos que interfieran con la coagulación de la sangre.

Pese a todo esto, es frecuente no poder determinar la causa de una hemorragia nasal.

Related Post

Publicado en Hijos, Salud Etiquetas: , , , , , ,