Consejos para ser felices estas navidades

navidad-en-familiaNo todo el mundo encara la navidad de la misma forma. Mientras que hay gente a quienes les encanta esta época del año, otras personas se agobian sólo de pensar en ella. Hay gente que se siente sola o sin ánimos de festejar esta celebración. Hoy os daremos unos consejos para ser felices durante estas navidades.

Las navidades pueden provocar un gran estrés. Se acaba el año y hacemos balance y, normalmente, somos demasiado severos con nosotros mismos, y recordamos más lo que no hemos conseguido que nuestros éxitos. También nos encontramos con las obligaciones de tener que cumplir con toda la familia o el querer acertar con todos los regalos, o incluso la melancolía que trae a la memoria la ausencia de seres queridos. Todo ello, genera una pérdida de ánimo en estas fechas, que puede desembocar en ansiedad, depresión y estrés.

De hecho, situaciones que se pueden presentar en cualquier época del año como los problemas personales, las dificultades económicas o la pérdida reciente de un ser querido,  se agravan especialmente en esta época del año, normalmente debido a unas expectativas que tanto la sociedad como nosotros mismos nos imponemos sobre lo que debemos hacer y cómo debemos sentirnos en Navidad.

 En estas fechas, se ensalzan las expectativas de felicidad, tener dinero, haber mejorado social o laboralmente y, en definitiva, una necesidad de alcanzar una felicidad que no tiene por qué ajustarse a la realidad, y que que provoca un sentimiento de decepción en nosotros mismos.

 Miedos, envidias y frustraciones tienen rienda suelta en estas fechas, pero podemos contenerlas y ser felices.

triste-en-navidadY es que, aunque en muchas ocasiones tengamos más motivos para sentirnos preocupados que por alegrarnos, debemos encontrar una válvula de escape y encontrar un momento para dejar de pensar en los disgustos, permitiéndonos disfrutar de las alegrías.

No necesitamos grandes motivos para estar alegres. Podemos disfrutar de los pequeños detalles. Todos tenemos, por muy pequeños que sean, motivos para estar alegres. 

Lo cierto es que no hace falta ser algo que no se es, ni debemos tener cosas que ni queremos ni necesitamos. La felicidad viene relacionada directamente con las expectativas de la vida que tenemos, y por tanto, unas expectativas altas, aunque nos motivan, pueden pecar de irreales, y por tanto generar frustración.

Por otro lado, no necesitamos ni compararnos ni medirnos con nadie, y que, cuanto más nos comparemos, más presión acarrearemos, más obligación, y por ende, más insatisfacción, puesto que siempre habrá alguien que tenga más que nosotros, o a quien le hayan ido mejor las cosas.

En definitiva, podríamos ser felices si no nos generásemos una tensión innecesaria que nos aleja de la felicidad haciéndonos sufrir.

Problemas comunes. Cómo enfrentarnos a ellos

Estar alejados de nuestros seres queridos, o haber experimentado una pérdida, así como la crisis económica o los conflictos familiares son situaciones que, en estas fechas, suelen causar más infelicidad en las personas. Para enfrentarnos a ellos, os damos una serie de consejos.

Ante la distancia

Hoy en día, aunque existan barreras geográficas, la tecnología nos acerca a nuestros seres queridos. Haz uso de la misma para conectarte con tus seres queridos. Puedes usar una video-llamada para compartir algunos momentos, y seguro que harán que te sientas mejor.

Por otro lado, recuerda que las cosas no suceden siempre cuando queremos. Piensa que, aunque no puedas celebrar la Navidad el 25 de diciembre, o el Año Nuevo el día 1 de Enero, puedes aplazar la celebración para cuando pueda ser celebrado.

Comparte estos momentos especiales con alguien en tu lugar de residencia. Siempre habrá algún amigo o compañero de trabajo con quien podamos festejar estas fechas y así, evitar encerrarnos o aislarnos.

Si se ha sufrido la pérdida de un ser querido recientemente

Date un tiempo para adaptarte a la nueva situación. Si necesitas un tiempo de duelo y recogimiento para aceptarlo, no dudes en concedértelo. Apóyate en el resto de familiares y seres queridos quienes comparten, de una forma u otra, la misma tristeza y situación, protegiéndoos entre todos.

Trata de no encerrarte en casa ni centrarte en la tristeza, puesto que ésto agravará tu situación, pero tampoco te sientas obligado a celebrar si no te apetece.

felicidad-navidadSi existen conflictos familiares

Trata de llegar a un acuerdo si el problema reside en el lugar dónde celebrar las fiestas. Es mejor ceder y tener un mal trato que unas malas navidades. La flexibilidad y adaptarse a la dinámica familiar te ayudarán a disfrutar más de este tipo de reuniones.

Una vez que se zanje una discusión, es mejor dejarla apartada para, así, poder disfrutar del resto de la velada.

Recordad que las fiestas son sólo unos días. Si te resulta difícil pasar tiempo con la familia, recuerda que en breve volverás a tu rutina normal y que, mientras tú has hecho ese esfuerzo, has hecho feliz a alguien de tu entorno con tu presencia.

Si tenemos problemas económicos

Debemos tener clara la idea de que la felicidad no viene asociada con la cantidad o la calidad de los regalos que hacemos, o lo adornado que está nuestro árbol o la cantidad de comida que ponemos en nuestra mesa. Lo importante es disfrutar con los seres queridos sin gastar mucho dinero. Hace años no se tenían consolas Wii para jugar en familia, y se pasaba igual de bien jugando a los naipes, o juegos caseros que amenizaban las reuniones.

Si tenéis instrumentos musicales, es un buen momento para, entre todos, montar la fiesta en casa.

Pero lo más importante para vencer todos los problemas y la tristeza que aflore en esta fechas es recordar que el origen de la felicidad está dentro de cada uno de nosotros, y es en nosotros mismos en quienes reside el poder de hacerla aflorar, o mantenerla encerrada.

Related Post

Publicado en Psicología Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,