Consejos para superar una ruptura sentimental

reconquista-pareja

Teniendo en cuenta que un distanciamiento siempre es una situación desagradable, que merece atención y apoyo, en este artículo te brindamos una serie de consejos prácticos para sobrellevar una ruptura sentimental con tu pareja de la forma más sana posible. Si estás teniendo problemas en tu relación y os estáis planteando acabar con ella, empápate de estos consejos para evitar sufrir más de la cuenta.

Pocas cosas duelen más en el terreno sentimental que ser abandonado por la persona que amas. Hay dos opciones: la más deseable, que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo con el distanciamiento; la más dura, que uno de los dos ya no quiera continuar. ¿Qué ocurre en esta situación? Es fácil sentirse abandonado y caer en la tristeza… pero hay formas y formas de aprender a sobrellevar una ruptura, y algunas son más sanas que otras para la propia salud mental. ¿Cómo superar el distanciamiento de la pareja de la mejor manera posible?

Date el permiso de sufrir durante un tiempo si lo necesitas, es lo más habitual.

Como cualquier persona cuando pierde a un ser querido con quien tenía un vínculo especial, tienes que pasar un período de duelo al enfrentarte con esa pérdida, y desde luego no es sencillo. Un torbellino de emociones y pensamientos contradictorios pueden avasallarte: intenta identificarlos e ir organizando lo que piensas, y también cómo te sientes. Procura hacer consciente todo esto, para poder controlarlo mejor. Y si no estás sufriendo, tampoco te autocastigues porque “deberías sufrir”… cada persona y cada relación es un mundo diferente, con distintas formas de enfrentar una ruptura. No todos están llorando por los rincones después de dejarlo con alguien: hay personas que pueden rehacer su vida rápidamente, otras comienzan pronto a disfrutar de su nueva etapa de soltería e independencia. Sea cual sea tu situación, respeta tu manera personal de enfrentar esa ruptura, y no intentes ser como no eres.

Dejad muy claras las pautas sobre cómo van a ser las cosas a partir de ahora, y qué esperáis cada uno del distanciamiento.

Deja por un momento de lado el miedo, el orgullo y el dolor, y proponle a tu ex-pareja una conversación. Pero no una conversación más, esta conversación tiene que ser diferente a cualquier otra. Las normas son: plena sinceridad y claridad, madurez y adultez, sin gritos, sin llantos, sin reproches. No se puede olvidar y pasar a la siguiente etapa hasta que ese círculo no se cierre, y no se cierra hasta que todos los puntos que ambos queráis tratar queden totalmente claros. Pero no te confundas, hablar claro no tiene por qué significar tener las cosas claras… De hecho, uno de los puntos a tratar podría ser la ambivalencia de sentimientos, que suele ser muy común en las últimas etapas de una relación y es posible trabajar con ella.  La idea de hablarlo y expresarse es no guardarse nada en el doble fondo, porque más tarde podría resurgir y ocasionar problemas.

Quítate todas las máscaras y muéstrate tal y como eres, e incita a tu ex-pareja a hacer lo mismo.

Es habitual que los miembros de la pareja asuman roles bien definidos (como por ejemplo, “la víctima” y “el que daña”). Pero estos roles no son más que papeles que se han ido asumiendo y reforzando a lo largo de la relación, potenciándose por las actitudes y conductas de ambos. Lo mejor es deshacerse de ellos, aunque sea en una sola conversación, para poder hablar de tú a tú cada uno de los temas que resulten importantes para vosotros y vuestra nueva etapa distanciados, sin filtros que distorsionen la información.

Cuida tu autoestima.

Aunque te sientas rechazado por la otra persona, eso no significa que no valgas. Una relación es de dos, y si las cosas no funcionan, nunca es porque una de las dos partes falle y la otra no: es en el conjunto donde hay algo que no cuadra. Por lo tanto, no culpabilices ni dejes que te culpabilicen. Cada uno ha de reconocer su parte de responsabilidad en la evolución de la relación, tanto de las partes positivas como de las negativas.

Aprende de los errores que habéis cometido en esta relación, para no volver a caer en ellos en el futuro (por ejemplo, en próximas relaciones).

De poco sirve pensar qué le habrías cambiado a la otra persona, pero ¿qué podrías hacer mejor tú? ¿Qué partes de tu forma de ser o de estar en pareja crees que puedes mejorar? Toda oportunidad es buena para progresar como persona, y las crisis (como puede ser una ruptura) son buenos momentos para empezar de nuevo y dar cambios a mejor.

No te regocijes demasiado en el pasado.

Recuerda que aquello de “todo tiempo pasado fue mejor” sólo es una forma de sesgar la realidad, puede que el pasado no haya sido tan ideal como lo recordamos. Suele pasar que, tras una ruptura, uno se siente abandonado y adopta la llamada “visión en túnel”, viendo sólo aquello que tenga relación con la ex–pareja. Esa persona se pone en el centro del túnel (¡y no para ser atropellada!) acaparando toda nuestra atención, mientras que lo de alrededor queda en negro, es decir, en un segundo plano. Pensar que es la única persona en el mundo de la que puedes estar enamorado o recordar tan sólo los buenos momentos con ella, son ejemplos de visión en túnel.

No dejes de hacer cosas.

Ocupa tu tiempo en diferentes actividades que te mantengan entretenido y te produzcan placer, para no darle demasiadas vueltas a los “por qué” ni al “qué va a pasar ahora”, porque resultan contraproducentes. Como ya hemos dicho, permítete unos días de duelo, incluso puedes marcar una fecha exacta hasta la que te permites estar hundido y sufrir. A partir de ese día procura estar más activo que nunca, sin dejarte espacio para pensar mucho… y poco a poco, sin darte tanta cuenta, habrán pasado las primeras semanas, que son las peores. Entonces te encontrarás un poco más tranquilo y equilibrado para ver la situación con mayor perspectiva.

El-orgullo-en-la-pareja

A veces, lamentablemente, ocurre que sólo se desea estar con esa persona y aparentemente no hay obstáculos para una de las partes… pero ese sentimiento, por la causa que sea, no es compartido por el otro. Contra eso es difícil combatir. En ese caso, dale tiempo al tiempo. No tengas miedo, lo que tenga que surgir, surgirá. Aprovecha para aprender a estar solo y no depender de nadie. En general el amor es complicado y no siempre nos devuelve aquello que esperábamos, enamorarse implica asumir ese riesgo.

Sé que es fácil aconsejar, pero muy difícil ponerlo en práctica. Tampoco te pongas el listón demasiado alto: no puedes pretender salir ileso de una ruptura sentimental, sobre todo si se trata de una relación que ha marcado de forma importante tu vida. Siempre está la opción de continuar trabajando por un futuro mejor juntos, pero si finalmente se toma la decisión de que cada uno recorra su propio camino, asume esas heridas y utilízalas para crecer. Y sobre todo: quiérete mucho, quiérete más que a cualquier otra persona… desde mi punto de vista, ahí está la clave de una relación y de una ruptura sana.  

También publicado aquí.

Related Post

Publicado en Pareja, Psicología Etiquetas: , , , ,