Cuidar el corazón reduciendo el consumo de sal

Corazón de salTener en cuenta la cantidad de sodio en nuestra dieta no es sólo para los hipertensos. También es interesante a la hora de prevenir problemas cardiovasculares.

El exceso de sal en nuestras comidas puede traer consecuencias negativas para nuestra salud. Los componentes de la sal son el cloro y el sodio (cloruro sódico), pero el que más debemos tener en cuenta es el segundo.

La hipertensión es el primer factor de riesgo cardiovascular, y es la consecuencia más directa del exceso de sodio.
Con un consumo diario de 3 gramos, podríamos reducir el riesgo de sufrir hipertensión en la población general.
El sodio a su vez también afecta al funcionamiento de riñones e hígado, agravando problemas que puedan sufrir algunas personas en estos órganos y quien sufre osteoporosis u obesidad tienen recomendada también una dieta baja en sodio.

Pero no todo el sodio que ingerimos proviene de la sal que añadimos a los alimentos, productos enlatados, embutidos o precocinados son otras fuentes de este mineral.
Para saber la cantidad de sodio de un alimento procesado hay que observar las etiquetas y estar atento a lo siguiente.
Ya que los ingredientes se suelen colocar en orden descendente de cantidad, deberás escoger los productos que tengan la sal al final de la lista.
Puesto que en las etiquetas sólo se especifica la cantidad de sodio, y no de sal, puedes calcular la esta última multiplicando los valores del sodio por 2,5, ya que un gramo de sodio, equivale a dos y medio de sal.

Presta especial atención a los productos bajos en sodio, ya que pueden serlo en grados diferentes. Si es bajo en sodio o sal, no puede incluir más del 0.12% de sodio. Muy bajo contenido en sodio o sal significa que no tiene más del 0.04% de este mineral. Sin sodio o sal significa que su contenido es inferior al 0.005%.

Por otro lado, la percepción de los sabores es un proceso adaptativo y por tanto una persona se puede acostumbrar de forma progresiva a comer sin sal y apreciar los sabores naturales de los alimentos e incluso llegar a notar demasiado fuerte alimentos que estén preparados con sal añadida.

Hoy en día disponemos de un sinfín de productos que ayudan a potenciar el sabor de los alimentos sin que sea necesario recurrir a la sal. Se trata de hierbas aromáticas como el orégano o el perejil, especias como la pimienta, el ajo, el limón, el aceite, etc. O incluso tenemos a nuestro alcance sustitutos de la sal como la sal sin sodio, las sales dietéticas, la sal modificada o el gomasio, que es una mezcla de sal y sésamo tostado.

También es importante conocer la cantidad de sodio que tienen los alimentos que ingieres de forma habitual. Así podrás remplazar los de alto contenido en sodio por otros que posean menor cantidad.

SalA continuación te daremos unos consejos para reducir el consumo de sal.

  • Para reducir el alto contenido en sal de las verduras enlatadas, escurre bien el líquido de la lata y enjuágalos bien bajo el agua del grifo antes de consumirlas.
  • Evita poner el salero en la mesa. Tanto en el restaurante como en casa, intenta que te sirvan las salsas en un plato distinto para poder servirte tú una cantidad menor a la habitual ya que la mayoría de las salsas contienen demasiada sal.
  • Para ir acostumbrándote a comer sin sal, evita añadirla durante la cocción de los alimentos y hazlo después en una menor cantidad. Las papilas gustativas no notarán la reducción al entrar en contacto directo con la sal de esta manera.
  • Cuando hiervas pasta o verdura, trata de hacerlo con algún caldo casero sin sal que hayas preparado anteriormente. Así, la cocción será suficientemente sabrosa como para no necesitar añadirle más sal.
  • Te recomendamos consumir pan bajo en sal o reducir su consumo ya que el pan contiene una gran cantidad de sodio.
  • Los alimentos suelen quedar más sabrosos al cocinarlos al vapor que hervidos. De este modo, necesitarás una menor cantidad de sal.
  • Aliñar tus platos con un aceite fuerte, como el de oliva virgen, hará que notes mucho menos la reducción en la cantidad de sal.
  • En cuanto a las carnes, la de conejo es la que menos sal contiene. En el caso de las aves debes tener en cuenta que el muslo tiene más sal que la pechuga.

Related Post

Publicado en Alimentación, Salud Etiquetas: , , , , ,