Degeneración macular de la retina asociada a la edad.

Degeneración macular de la retina asociada a la edadLa retina es la capa del ojo donde se encuentran las células que se excitan al llegarles los rayos de luz. En la parte central hay una zona llamada mácula de entre 2 y 3 milímetros de largo y 1,4 de ancho, donde hay una mayor concentración de esas células, proporcionando la visión de los detalles. Es lo que causa que, por ejemplo, al leer, se muevan los ojos para mantener el texto enfocado en esta zona.

La degeneración de la mácula consiste en unas alteraciones de sus células y se le conoce como “asociada a la edad” porque aparece a partir de los 55 y su frecuencia va en aumento con el tiempo convirtiéndose en una de las causas más frecuentes de la pérdida permanente de visión en la senectud.

Podemos distinguir dos variedades, la húmeda o exudativa y la seca o atrófica.

La primera ocasiona una proliferación de vasos sanguíneos nuevos que son frágiles, por lo que el líquido y la sangre se escapan de su interior y se acumulan por debajo de la mácula, mientras que la segunda ocurre en el 90% de los casos y provoca la atrofia y degeneración de la retina.

Cuáles son las causas.

Su causa es desconocida, pero además de la edad, tiene relación con una predisposición hereditaria, el tabaquismo y la obesidad. Además suele ser más frecuente entre el sexo femenino.

Cuáles son los síntomas

En ambas variedades, se pierde la visión central y se conserva la de los lados. Por tanto no se puede leer, pero se puede caminar sin problemas. La seca suele afectar a los dos ojos y provoca una visión borrosa que empeorará progresivamente. La húmeda es más grave y en el 89% de los casos acaba provocando ceguera. Es usual que afecte primero a un ojo y más tarde al otro.  La pérdida de visión en este caso es más rápida y las imágenes se distorsionan.

Cómo prevenirla.

Es prácticamente imposible prevenirla. No obstante, es aconsejable tomar antioxidantes como las vitaminas A, C, E y zinc. Es aconsejable evitar el tabaco y la obesidad, y es prudente proteger los ojos con unas gafas adecuadas, de los rayos UVA.

Cómo tratarla.

Se puede intentar mejorar la visión con lentes muy potentes en el caso de la variedad seca, pero deben hacerse revisiones anuales para vigilar su evolución, ya que, a veces, se transforma en húmeda. Esto se puede sospechar si al mirar una cuadrícula, se observa que su parte central se borra y algunas líneas son onduladas, en lugar de ser rectas.

En caso de la húmeda tampoco tiene cura, pero el tratamiento puede detenerla y mejorar ligeramente la visión en algunos casos. Consiste en inyectar en una vena una sustancia que se acumula en los vasos nuevos de la retina y, al aplicar unos rayos láser, los destruye.  En la actualidad, también  hay un tratamiento que consiste en inyectar dentro del ojo unos anticuerpos que bloquean los factores que hacen proliferar los vasos sanguíneos.

Se investiga la posibilidad de extirpar vasos nuevos o incluso trasladar la mácula de sitio e implantar células madre.

Related Post

Publicado en Salud Etiquetas: , , , , ,