Efectos negativos que produce dormir poco

dormir-poco

Según un estudio realizado por expertos de la Escuela de Medicina de Harvard, un 25% de las personas que duermen menos de seis horas por noche sufren algún tipo de enfermedad cardiovascular.

De hecho, aquellos que duermen menos de cinco horas, expone al individuo a un riesgo de muerte prematura, a loq ue hay que añadir una serie de efectos negativos sobre la salud que se producen cuando se reduce ese tiempo de descanso, más todavía en aquellos que no pueden conciliar el sueño en todo el día.

El primero de estos efectos lo encontramos en los reflejos, ya que, después de 24 horas sin dormir, el rendimiento cognitivo y motor es el mismo que el que se tiene cuando se han tomado cinco copas, de acuerdo con lo publicado en Nature.

El índice de masa corporal es un 3.6% mayor de media en aquellas personas que duermen menos de cinco horas, lo que puede provocar problemas cardiovasculares. Este hecho ha sido probado por investigadores de la Universidad de Stanford.

La leptina es una hormona que nos produce sensación de saciedad y que regula el almacenamiento de grasa. En el caso de las personas que duermen menos de 5 horas, su producción es de un 15.5% menor según nos muestra una investigación de la Universidad de Wisconsin.

Una persona que duerme menos de seis horas al día, puede sufrir un aumento en la presión arterial sistólica de hasta 132, cuando lo idóneo sería estar por debajo de 120.

Pasar tres días consecutivos durmiendo cuatro horas o menos puede causar la muerte de células cerebrales, efecto amplificado si no se duerme nada. Esto se debe a que el cerebro no puede limpiar las proteínas formadoras de placas que causan enfermedades como alzheimer o demencia.

Por otro lado, las personas que duermen menos de seis horas diarias de media son más propensos de sufrir diabetes, independientemente de la edad o el nivel de actividad. Así lo ha probado un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale.

Trastornos del sueño

El trastorno del sueño más habitual es el insomnio. Esta enfermedad afecta de forma crónica a un 10% de la población y de manera transitoria hasta un 40%.

El síndrome de las piernas inquietas es también muy frecuente, que suele prevalecer entre el 5 y el 10% de la población y que dificulta considerablemente el sueño de quien lo padece.

El síndrome de la apnea osbructiva del sueño (SAOS) es otra enfermedad que suele afectar al descanso nocturno y que es sufrida por un 4% de la población. Esta enfermedad es muy peligrosa, puesto que la persona que la sufre, puede dejar de respirar durante unos segundos.

Related Post

Publicado en Salud Etiquetas: , , , , , , , , , , ,