El alcohol y los adolescentes. Dónde poner los límites.

Los adolescentes de entre 16 y 18 años suelen comenzar a coquetear con las bebidas alcohólicas. Para evitar que lleguen a un consumo excesivo, es recomendable que los padres tomen ciertas medidas.

Se debe enseñar a no ceder a la presión del grupo ya que la mayoría de los adolescentes se inician en el consumo de alcohol por quedar bien ante su grupo de amigos. Hay que hacerle ver que no tiene que beber alcohol si no le apetece y que no debe sentirse peor que ellos por esto.

Hay que informarle también sobre las consecuencias del consumo excesivo de alcohol. Debe saber que entre los 10 y 16 años, el organismo no posee las encimas suficientes para metabolizar de una forma correcta el alcohol, llegando a perjudicar tanto psicológicamente como físicamente.

Se tiene que predicar con el ejemplo. Si el alcohol que se consume en casa se hace de forma moderada, o no se consume en absoluto, estaremos sentando unas bases de un futuro consumo responsable.

Evita en lo posible las fiestas con alcohol en casa. Se debe supervisar muy de cerca este tipo de reuniones sociales para evitar que sean una excusa para beber.

Publicado en Hijos, Psicología, Salud