El lomo embuchado. Un bocado saludable.

lomo-embuchado

El lomo embuchado se diferencia del embutido en que la carne se cura sin ser previamente picada o mezclada con grasas. No se somete a ninguna manipulación salvo el adobo con pimentón. Por tanto es un derivado cárnico de lo más natural.

El lomo embuchado se prepara con carne de caña del lomo del cerdo, que es una de las piezas más magras del animal. Aporta pocas grasas y unas seis lonchas tienen unas 87 Kcal, 30 más que el jamón york, pero la mitad de calorías que el jamón curado.
Pese a que la variedad ibérica es la más cara, también es la opción más saludable. La alimentación del cerdo ibérico se basa en bellotas, y este beneficio repercute en la calidad de su carne, que pasa a tener un alto porcentaje de grasas monoinsaturadas.
Aunque ayuda a reducir las tasas de colesterol total, y aumentar las tasas del colesterol bueno, su consumo suele estar restringido en personas hipertensas.

El lomo embuchado es el derivado cárnico con más alto contenido de vitamina A, por detrás del paté, la sobrasada y la chistorra.
Este nutriente no viene directamente del cerdo, sino del pimentón con el que el lomo es condimentado, y esta especia es muy rica en betacarotenos, que es el equivalente vegetal de la vitamina A. Un tercio de la población aproximadamente sufre un déficit de este nutriente, cuya carencia puede afectar negativamente a la vista y bajar las defensas.

Se trata de una excelente fuente de proteínas, ya que el lomo embuchado supera con creces el contenido proteico de cualquier tipo de carne o embutido. Los bocadillos de este alimento son muy beneficiosos para niños deportistas o para las personas que, por su trabajo, sufren un elevado desgaste físico. También es muy saludable para personas mayores que comen poca carne.

Publicado en Alimentación