El Pan. Un buen aliado contra el colesterol malo.

Nuevos datos científicos sirven para acabar con la leyenda negra del pan. Su consumo regular es un elemento más de una dieta equilibrada. Es más, un estudio español acaba de concluir que comer pan a diario, sobre todo si es integral, puede tener un efecto protector en la salud cardiovascular.

Hablamos del consumo de pan en el marco de un patrón de alimentación equilibrada y variada

Un estudio realizado por investigadores del departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona (UB), muestra que los consumidores habituales de pan presentan menores niveles del llamado colesterol ‘malo’ (LDL) y mayores del ‘colesterol bueno’ (HDL).

La investigación, con el concurso de 275 voluntarios (93 hombres y 182 mujeres) ha puesto de manifiesto que las personas que consumen pan a diario presentan unos parámetros clínicos más saludablesdesde el punto de vista cardiovascular, en comparación a las que no consumen pan o no lo hacen de forma regular.

Según el doctor Rafael Llorach, director del estudio, se puede concluir que “el consumo diario de pan, sobre todo si es integral, y siempre en el marco de un patrón de alimentación equilibrada y variada, se asocia con un perfil lipídico más saludable y menores concentraciones de insulina en sangre”.

Más colesterol bueno y menos colesterol malo

Tras analizar los datos extraídos en la investigación, los autores del estudio observaron que las personas que consumen pan a diario muestran un perfil lipídico más saludable que los no consumidores o los consumidores esporádicos.

Quienes comen integral tienen menos insulina en sangre pero no más glucosa

Los datos reflejaron una menor concentración de c-LDL (colesterol ‘malo’) y más c-HDL (colesterol ‘bueno’) entre los consumidores diarios de pan, tanto blanco como integral. Los consumidores habituales también presentaron unos valores significativamente inferiores en los cocientes de colesteroltotal.

Quienes comen pan integral presentaron también una concentración de insulina en sangre menor que los individuos no consumidores de pan, sin que ello se asociara a unos mayores niveles de glucosa en sangre, lo que indica un buen funcionamiento de esta hormona.

Los resultados del estudio muestran también variaciones significativas en el perfil nutricional de los participantes en función de su consumo de pan. Los consumidores habituales de pan presentan un consumo energético y de hidratos de carbono más elevados que el de los no consumidores, sin que ello conlleve un mayor peso corporal.

Artículo original.

Related Post

Publicado en Alimentación, Salud Etiquetas: , , , , , ,