El sentimiento del deber patológico.

el-mundo-encima-atlasTodos tenemos deberes y obligaciones y debemos ser responsables con los mismos. Algunos de ellos son ineludibles y además tenemos la obligación de cumplir. Pero hay ocasiones en las que estos deberes se convierten en patológicos, convirtiendo nuestras obligaciones en un problema de gravedad en lugar de ser un estímulo o beneficio. Es lo que se conoce como sentimiento patológico del deber.

Ciertas personas no son capaces de encontrar su propia identidad, pero la mente forma subterfugios que nos ayudan a caminar en pos de nuestros objetivos y a crecer mentalmente. Pero en el caso del sentimiento del deber patológico, se ferra a un proyecto ajeno, o nos lleva a idealizar una imagen o proyecto a los que nos hace servir, convirtiéndose en la misión principal en la vida.

Cuando una persona queda atrapada por esa obligación exagerada, puede llegar a la esclavitud emocional, sin darse cuenta que ese deber es la causa de querer escaparse de la realidad, lo que lleva a seguir modelos de la niñez, inseguridad, pobre identidad, evasión del entorno próximo e incluso de las relaciones personales, o llegar hasta el punto del auto castigo.

El deber puede ser una carga insoportable que genera angustia e inquietud para una persona que no tiene recursos en su mente para enfrentarse a él.

Es muy distinto el llevar a cabo una obligación de forma rígida e intolerante a hacerlo con cierto margen que nos permita posponerlo ante otra cuestión que sea más importante en ese momento sin tener que padecer el sentimiento de culpa asociado a haber retrasado ese deber.

Hay que pensar también que el sentimiento compulsivo del deber puede esconder tras de sí tendencias egocéntricas, afán perfeccionista o la necesidad de afirmar la personalidad.

Esto puede llegar a genera una asfixia que bloquea las energías de la persona. Que además frustra sus deseos y su libertad y que impide que disfrute de su vida, llegando a imponerse castigos correctivos y violentándose consigo mismo.

El sentimiento patológico del deber obliga a quien lo sufre a hacer lo que se debe, dejando totalmente a un lado lo que se quiere, y perdiendo el disfrute de la vida que, oprimida por el deber, se torna cada vez menos satisfactoria.

Esta patología llega en algunos casos a que la persona imponga a los que le rodean su sistema de obligación hacia el deber, buscando que los demás reaccionen como él.

Al ser prácticamente imposible estar a la altura del deber constantemente, si no se consigue, tira por los suelos la valoración de su yo interno, culpándose incluso de lo que estaba fuera de su mano.

El sentimiento patológico del deber suele causar muchas contradicciones en la vida afectiva de las personas que lo sufren. Puede llegar a un punto en que éstas hagan que la persona no sepa si sus sentimientos para con su pareja son reales, o simplemente existen por su sentido de la obligación.

Publicado en Psicología Etiquetas: , , , , , , , ,