El sol puede ser tan adictivo como la heroína

Tomar el sol

Según estudio realizado en Harvard, la exposición al sol hace que se liberen endorfinas, por lo que tomar el sol podría ser tan adictivo como sustancias como la heroína. 

La exposición crónica a los rayos ultravioleta provoca la liberación de las denominadas hormonas del bienestar, es decir, las endorfinas. Así se desprende del estudio que unos científicos han realizado en Harvard. Esto explicaría por qué ciertas personas pueden sentir un deseo instintivo de estar al sol, incluso a sabiendas de los riesgos que puede suponer para la salud.

Abusar del sol puede tener graves perjucios para nuestra piel. Aún así, hay quien opta por “tostarte” al sol día sí, día también para presumir de bronceado. Ni siquiera la posibilidad de sufrir cáncer de piel les aleja de tumbarse a recibir los rayos del astro rey. La explicación puede residir en que tomar el sol crea adicción.

En la revista Cell hemos podido encontrar publicado este estudio que desvela que la exposición contínua a los rayos ultravioleta provoca la liberación de endorfinas. Éstas, actúan de forma similar a la heroína o medicamentos similares, lo que podría llevar a la dependencia física, tolerancia y a una conducta de adicción.

Estos hallazgos podrían dar explicación a que ciertas personas sientan un deseo casi instintivo de estar al sol, aun conociendo los riesgos.

Gracias a este estudio, se podrá educar a las persona para reducir la excesiva exposición al sol para que se limite el riesgo de cáncer de piel y el envejecimiento prematuro de la piel producido por la repetida exposición al sol.

El autor principal del estudio es David Fisher, del Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Harvard.

Muchas personas que acuden a broncearse cumplen los criterios clínicos para el diagnóstico relacionado con ciertas sustancias. Pero lo cierto es que los mecanismos subyacentes a este tipo de adicción no están tan claros. Una de las pistas puede ser la producción de endorfinas estimulada por la expsosición al sol, lo que alivia el dolor mediante la activación de los receptores opioides del mismo modo que sucede con los analgésicos, la morfina o la heroína.

Para este estudio, Fisher expuso a roedores afeitados a la luz de los rayos ultravioleta durante seis semanas. Los niveles de endorfinas en el torrente sanguíneo fueron aumentando a lo largo de una semana. Posteriormente, se probó durante seis semanas, tras las cuales se utilzó un fármaco de bloqueo opiáceo, lo que provocó síntomas de abstinencia entre los que se incluyen sacudidas, temblores y castañeteo de dientes en los ratones que habían sido expuestos a los rayos ultravioleta.

Además, los ratones evitaron los lugares en los que habían recibido el fármaco, lo que indica que la exposición a los rayos ultravioleta produce comportamiento adictivo, así como dependencia física.

Por lo tanto, este verano, si vais a tomar el sol, hacedlo siempre de forma saludable, y controlando la exposición a la luz solar.

Related Post

Publicado en Estética, Psicología, Salud Etiquetas: , , , , , , , , ,