El subconsciente, revelador de personalidades

SubconscienteSi alguien llama a una persona con el nombre de otra, o si te olvidas un objeto en concreto, puedes prestar atención a estos gestos que pueden estar revelando información importante.

Según la teoría de Sigmound Freud, los errores no siempre son inocentes, y que en algunos casos, revelan un deseo oculto que aflora a la luz de manera involuntaria.

En la vida se dan actos cotidianos como gestos, miradas o actitudes que revelan nuestros deseos más ocultos involuntariamente.

Algunos de estos actos son tan habituales, que se han convertido prácticamente en un código que todos entendemos. Por ejemplo, consultar el reloj durante una conversación denota prisa o impaciencia o bostezar, refleja aburrimiento.

Interpretar los despistes.

Estos actos son la consecuencia disonancia entre lo que hacemos y lo que queremos hacer en realidad, revelando la existencia de un conflicto en nuestro interior del que no siempre somos conscientes.

Si queremos conocer las verdaderas intenciones o sentimientos, tanto nuestras como las de los demás, vale la pena aprender a interpretar estos códigos.

Errores verbales. El habla puede proporcionarnos información oculta a cerca de nuestro interlocutor. Un frecuente desliz es el de intercambiar los nombres de las personas. Los errores suelen revelar la verdadera intención del que lo comete.

Lapsus escritos. Un ejemplo de este tipo es el caso del subordinado que firma en el lugar que está destinado al jefe, porque consciente o inconscientemente, le gustaría ocupar su lugar. O también el del padre que rellena con su nombre la hoja de inscripción a un club deportivo de su hijo, ya que en el fondo, es él quien querría dedicarse a ese deporte.

Olvidos intencionados. A veces, la verdadera razón de un olvido recurrente es nuestra negativa a realizar cierta acción. Si por ejemplo, nos olvidamos de poner el sello en una carta, posiblemente es porque en realidad no queremos que llegue a su destino. Si no nos acordamos de colgar ese cuadro como nos pide nuestra pareja, puede ser que nunca nos haya gustado. Un ejemplo particular y muy ilustrativo es cuando una alianza de boda tiene tendencia a perderse, lo que puede reflejar que el matrimonio no está funcionando como debiera.

Related Post

Publicado en Psicología Etiquetas: , , , , , , , , ,