Errores frecuentes en las primeras citas

conquistar-a-una-mujer

¿Estás soltero? ¿Buscas pareja? Tal vez tengas la sensación de que, cuanto más buscas, menos encuentras. Es muy común, y tiene sentido que sea así, ya que en ocasiones tanto en hombres como en mujeres, cuando desean buscar pareja y no la encuentran, entran en un bucle de frustración y miedo a quedarse solos

Así, ese deseo inicial va convirtiéndose en una necesidad casi desesperada, llevándoles a actuar de una forma que en lugar de atraer, puede alejar al sexo opuesto. Para evitar ese indeseado resultado, en este artículo hablaremos sobre errores frecuentes en las primeras citas. Si has quedado con una mujer y quieres conquistarla, ¡estate atento y no cometas estos fallos!

  • Invadir su espacio personal: ten paciencia y respeta las distancias mientras sea necesario. Sin embargo, un contacto físico breve, por ejemplo entre vuestras manos, puede ser magnético. Juega mucho con la mirada. Si sabes interpretar la suya, sabrás cuando puedes acercarte un poco más.
  • Forzar la conversación: no evites los silencios hablando constantemente o preguntando, es preferible que el diálogo surja de forma natural y espontánea, aunque sea sobre un tema banal. Cuando hable, escucha con atención. Algún que otro momento de silencio tampoco tiene por qué ser incómodo… incluso puede ser sexy si lo llenáis con comunicación no verbal.
  • Hablar sobre tus virtudes o éxitos: no te excedas echándote flores (¡aunque sea cierto lo que dices!), porque corres el riesgo de parecer pedante. La humildad puede resultar muy atractiva. Además, los hechos quedan más grabados que las palabras: demuéstrale sutilmente lo mejor de ti, con acciones, y ten por seguro que lo percibirá.
  • Ir demasiado rápido: no te precipites, tómate tu tiempo. En lugar de mostrarte rendido a sus pies desde el primer contacto, ponle un poco de misterio a la conquista. Por ejemplo: deja pasar un par de días antes de llamarle. Dale el beneficio de la duda. A la mayoría de las mujeres les vuelve locas sospechar que les gustas, pero no saberlo al cien por cien.
  • Comprar su cariño: no hace falta que estés todo el tiempo invitando o  regalándole cosas. No es bueno excederse. Si los regalos se convierten en cotidianos dejan de ser especiales. Resulta más impactante algún detalle que tenga sentido para vosotros, por ejemplo algo relacionado con una conversación anterior, o un momento juntos. Que note que has pensado en el/ella.
  • Abusar de los piropos: ten cuidado con el límite entre el halago y la zalamería. Elige el momento y la forma adecuada para decirle algo bonito. Siempre sutil. Con tu gesto también puedes demostrarle que te atrae, sin hablar.
  • Fingir parecerse a el/ella: estar siempre de acuerdo con lo que dice, demostrar que os parecéis, tenéis gustos similares, los mismos valores y principios… puede resultar un poco falso. Es más atractiva una persona con personalidad propia. Llevarle la contraria —¡no siempre!— puede dar chispa, es menos previsible, más divertido. Saca a la luz tus verdaderos pensamientos, argumenta tus opiniones. No es bueno empezar un contacto con “verdades a medias”, luego llevan a decepción cuando se profundiza.
  • Criticar a tu ex: tampoco hace falta que le halagues, o parecerá que le echas de menos… pero si surge el tema en la primera cita, intenta mostrarte neutral. A menudo hablamos mal de la ex pareja para demostrar que ya es un tema completamente olvidado y buscamos algo mejor. Sin embargo, esas críticas no suelen dar buena impresión en una primera cita (más tarde, si comenzáis una relación, probablemente le encantará).

Y bien, ¿dispuestos a jugar a la seducción? Atrévete con algún comentario que de vueltas en su pensamiento, una mirada intensa, una indirecta que quede en el aire, un gesto, un roce que no se sepa si fue accidental…

También puedes echarle un vistazo a este artículo donde te damos unos consejos para una primera cita con éxito. Ahora te toca a ti.

 También publicado aquí.

Related Post

Publicado en Hombre, Mujer, Pareja, Psicología Etiquetas: , , , , ,