Errores que cometemos cuando nos duele la espalda

dolor-de-espaldaHace poco os comentábamos la importancia de una buena higiene postural pero, si es demasiado tarde y nos duele la espalda, éstos son una serie de errores típicos que se suelen cometer.

Solemos consultar con todo el mundo, ya sea un amigo, un familiar o un vecino, y probamos todas las técnicas que nos sugieren sin pasar por el médico. Lo principal es que nos vea nuestro médico de cabecera para descartar la patología grave de espalda.

Solemos caer en el error de llevar reposo absoluto durante demasiado tiempo. Lo idóneo sería hacer un reposo relativo de un par de días a lo sumo, evitando en lo posible extenderlo en la cama.

Otro fallo que se suele cometer es el abuso de fármacos. Hay gente que comienza a medicarse y que no deja nunca más, formando parte de su vida de una forma negativa. Lo idóneo es tomar los fármacos recetados por el especialista durante, como mucho, una semana. Una vez que haya pasado la fase aguda, podremos dejarlo y así, evitar que se convierta en un dolor crónico.

Muchas veces, incluso el propio médico recomienda no hacer rehabilitación, lo que es un grave error. Es importante que un fisioterapeuta con conocimientos en los nuevos conceptos de la neurofisiología del dolor, supervise y trate un dolor de espalda prolongado.

En el apartado psicológico, hay gente que suele rememorar el accidente una y otra vez, algo que puede acarrear secuelas. Por ello, debemos ser positivos desde el comienzo. Debemos de recordar que nuestra espalda es robusta, por lo que siempre debemos tener esperanza aunque las noticias que nos den no sean alentadoras. Y es que de hecho, mantener una emoción negativa es el primer paso hacia una depresión o un exceso de estrés que terminará por aumentar todavía más el dolor de espalda.

Del mismo modo, no debemos centrarnos todo el tiempo en el dolor, el vértigo, etc. El cerebro es quien rige este tipos de sensaciones y, al pasar la fase aguda, el exceso de atención sobre la zona en concreto, en lugar de ayudar a filtrarlo, lo amplifica.

Tampoco hay que obsesionarse buscando un diagnóstico. A partir de los veinte, comienza el desgaste de la espalda, pero ésta tiene capacidad suficiente para superar la gran mayoría de las patologías.

Otro fallo es limitar nuestros movimientos como si tuviésemos un collarín o faja virtuales. Debemos movernos con confianza, sin miedo pero progresivamente. El movimiento tiene un efecto analgésico al liberar endorfinas, rompiendo rigideces que comprimen los nervios y los paquetes vasculares.

Realizar una actividad diaria desproporcionada. Si bien es cierto que no debemos propasarnos con la recuperación, sí que necesitamos un tiempo para recuperar y curar nuestra lesión.Debemos volver a nuestra rutina paulatinamente, ya que los tejidos necesitan tiempo para estar al 100% de nuevo.

Y vosotros ¿qué otros errores conocéis que se cometan cuando se tiene dolor de espalda?

Related Post

Publicado en Psicología, Salud Etiquetas: , , , , ,