Evitar y tratar los problemas oculares.

Evitar el humo del tabaco, no abusar del ordenador o del televisor pueden ayudar a prevenir problemas oculares y, aunque las enfermedades oculares no suelen presentar demasiados síntomas, no debemos descuidarlos.

La mayoría de las personas de una gran importancia a la vista y, a pesar de la misma, la mayoría sólo repara en el cuidado de los ojos cuando sentimos molestias o notamos que nuestra vista se deteriora.

No obstante, la mayoría de los trastornos oculares, pueden ser evitados con unos sencillos cuidados y la ayuda de un especialista.

Sequedad, enrojecimiento, cansancio ocular son lo que se suele llamar Síndrome Visual de la Pantalla, debido a que la mayoría suelen aparecer tras pasar mucho tiempo frente a una, ya sea de ordenador o de televisión. A continuación profundizaremos en estas dolencias.

SEQUEDAD OCULAR:

Sensación de arenilla, picor, dolor, irritación, escozor y sensibilidad a la luz pueden ser algunas de las reacciones habituales provocadas por la sequedad de los ojos.

Suele ser consecuencia de pasar largos periodos de tiempo frente a una pantalla o un libro, o por el uso continuo de calefacción o aire acondicionado. En estas situaciones parpadeamos menos de lo habitual.

Los antihistamínicos, anticonceptivos o antidepresivos también pueden provocar esta molestia.
Se pueden utilizar lágrimas artificiales, siempre consultando a un experto para conocer la más apropiada para nosotros. Del mismo modo, se pueden emplear humidificadores, corregir la inclinación de la pantalla o hacer pausas y descansos con frecuencia cuando estemos leyendo un libro, trabajando frente al ordenador o viendo la televisión.El uso prolongado de lentes de contacto suele causar sequedad ocular.

 

ENROJECIMIENTO DE LOS OJOS:

La irritación ocular provoca que los ojos se pongan rojos. Normalmente viene causada por vasos sanguíneos dilatados y agrandados de alguna de las estructuras de la parte frontal de los ojos.

Hay muchas causas que pueden producir esta molestia. La alergia a agentes externos como los pelos de animales, polen, etc. produce histamina, que provoca el enrojecimiento, lagrimeo constante y ardor en los ojos.

Algunos virus o bacterias, el consumo de alcohol, el humo del tabaco, la contaminación o incluso la falta de sueño pueden ser causantes de esta afección.

Para combatirla lo mejor es lavarse bien los ojos con agua, aplicar lágrimas artificiales, también bajo consulta a un experto, colirio o realizar técnicas de relajación como el yoga.

Si se tratase de una infección bacteriana, lo más eficaz sería recurrir a los antibióticos.

 

CANSANCIO OCULAR:

El tener la vista fija durante mucho tiempo puede provocar molestias en los ojos así como dolor de cabeza.

También puede venir tras pasar muchas horas frente al monitor del ordenador, ya que estamos obligando al ojo a enfocar constantemente y focalizar la pantalla centrando la mirada.

Al igual que con la sequedad ocular, podemos tomar medidas similares, pero además deberíamos comprobar nuestra graduación o desvío del ojo.

 

Con el paso de los años, nuestra vista se resiente y empieza a sufrir problemas propios del envejecimiento. Ejemplos de afecciones propias de la edad son el glaucoma, las cataratas, el DMAE o la Presbicia.

GLAUCOMA:

Esta dolencia se produce cuando un líquido del ojo presiona el nervio óptico cuando no puede salir, produciendo pérdidas de visión irreversibles. Es difícil de identificar y la mejor prevención son las visitas periódicas al oftalmólogo, anuales si se tiene más de cuarenta años. También tenemos que tener en cuenta antecedentes familiares, miopía o diabetes.

CATARATAS:

Se trata de la enfermedad más extendida en personas de más de sesenta y cinco años. Esta dolencia produce que las personas que la padecen vean las imágenes borrosas al tener dañado el cristalino. Normalmente se soluciona con una intervención con muy pocos riesgos mediante la cual se reemplaza el cristalino por una lentilla.

DMAE:

Degeneración Macular Asociada a la Edad. Se trata del principal motivo de pérdida total de visión a partir de los cincuenta. Afecta a la zona de la retina responsable de la visión central, la mácula. Existen tratamientos paliativos para frenar su avance, aunque no tiene cura.

PRESBICIA:

También llamada vista cansada, se trata de un trastorno extendido que nos dificulta ver de cerca y que acaba afectándonos a casi todos con la edad. Las soluciones más comunes son las gafas y la cirugía con láser.

El sol también puede producir enfermedades visuales como quemaduras en la córnea o cataratas prematuras. Para protegernos de esos daños oculares causados por el sol, recomendamos usar gafas de sol que tengan un filtro que bloquee el 100% de los rayos UVA y UVB, siendo recomendado incluso llevarlas con cielo nublado. También es recomendable llevar gorras o sombreros de ala ancha, que ayudan a proteger la vista.

 

Related Post

Publicado en Salud Etiquetas: , , , , , , , , , ,