Falsos mitos en el cuidado de la piel.

Además de contra la enfermedad en sí misma, la ciencia médica tiene a menudo que luchar contra las falsas creencias. Años de tradición y superstición han logrado consolidar falsos mitos que hoy muchos se siguen creyendo.

Ocurre con la piel. Algunas creencias corren de boca en oreja para decirnos qué hacer con un orzuelo, con un moratón o con una herida. Son mitos, más extendidos entre las personas mayores, a los que responde el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), José Carlos Moreno.

Ducharse a diario no es malo

Darse una ducha cada mañana “no es malo” ni provoca daños en la piel. El experto explica que, a pesar de que “depende del tipo de piel”, esta actividad no es contraproducente “para nadie”.

No obstante, reconoce que el abuso del jabón “sí que puede llegar a ser negativo porque puede diluir la sustancias de defensa de la piel”. Por ello, apuesta por enjabonar fundamentalmente las áreas que se ensucian, como son“genitales, palmas, plantas, axilas, ingles y ano”.

El pelo debe tener el mismo tratamiento, ya que si éste está enfermo “se caerá, sea con el lavado o con el peinado”, sostiene. Además, descarta que el uso de gominas, lacas, gorras o gorros sea perjudicial; a la vez que indica que no por raparlo saldrá más fuerte y rápido.

Heridas y quemaduras

También es “mentira” que la pasta de dientes tenga el mismo efecto que las cremas indicadas para las quemaduras. “No tiene ninguna ventaja con respecto a ellas”, explica el doctor Moreno.

Es cierto que los dentífricos llevan un antiséptico y sustancias refrescantes que “hacen que se alivie la sensación de la quemadura y, hasta cierto punto, se evite la infección secundaria”.

Para las heridas superficiales debemos aplicar frío, mientras que para las intensas lo más aconsejable es “crema con corticoide local para disminuir la inflamación”. De cualquier forma, subraya que la pasta de dientes, “en líneas generales, no es perjudicial”.

Orzuelos y moratones

Para los orzuelos, la “ciencia” popular habla del efecto de los anillos y las llaves huecas. Para el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología, que se aplique en frío “puede disminuir la inflamación”.

Sin embargo, lo más correcto en este caso es “calor seco y una crema antibiótica”, ya que produce que se “destapone” la glándula.

Moreno descarta la aplicación de un filete de carne en el ojo ante cualquier moratón producido por un golpe pero, en este caso, por una razón económica. “Es más barato poner un poco de hielo envuelto en un trapo”, sostiene.

Artículo original.

Publicado en Estética, Salud