Fortalece las uñas y el cabello con la dieta.

En verano nuestro cabello suele sufrir más. Los rayos del sol tienden a encresparlo, resecarlo y romperlo. Las uñas en esta época se suelen pintar de colores más intenso y también se quiebran con más facilidad. Hay productos que ayudan a reforzar ambos elementos.

Tanto las uñas como el cabello están en constante crecimiento y renovación. En ciertas épocas del año pueden resquebrajarse y perder brillo y fortaleza por varios motivos como una alimentación inadecuada, ya que la falta de ciertos nutrientes hace que se vuelvan más frágiles. El estrés, la anemia y los rayos de sol también pueden influir en el buen estado de tu melena y tus uñas. Tras seguir estrictas dietas, algo típico antes del comienzo del verano, nuestro cabello se puede debilitar por la falta de ciertos nutrientes.

A los efectos causados por la alimentación y a los factores externos, hay que añadir la ingesta de determinados medicamentos. Los indicados contra el colesterol, hipertensión o algunos anticonceptivos pueden debilitar el cabello.

Es necesario incorporar a la dieta una serie de nutrientes para que las uñas y el cabello luzcan mejor.

Las proteínas ayudan a estimular el crecimiento y reponer estas partes del cuerpo. La carne, el pescado, los lácteos y los huevos nos aportan proteínas de calidad.

La vitamina A y los betacarotenos, su equivalente vegetal, son unos nutrientes esenciales en la reparación de tejidos. Podemos encontrarlos en la calabaza, el tomate, o la zanahoria.

Las vitaminas del grupo B, que podemos encontrar en la levadura de cerveza, las legumbres o los cereales integrales entre otros, nos ayudan a mantener el pelo y las uñas en un buen estado de salud.

Los ácidos grasos esenciales, sobre todo presentes en el pescado azul, frutos secos y aceites de semillas, previenen la sequedad, fragilidad y caída del cabello.

Los minerales como el azufre, hierro o el zinc, son los más efectivos a la hora de fortalecer tanto las uñas como el cabello. El zinc es abundante en las nueces, cereales, pipas de girasol y germen de trigo y participa en la síntesis de la queratina, que es el tejido del que están compuestos el cabello y las uñas. La falta de este mineral afecta al crecimiento, a la longitud y grosor de ambos. La cebolla, el ajo y las legumbres son alimentos ricos en azufre, y los moluscos, las semillas de sésamo, los pistachos y las semillas de sésamo son ricos en hierro. Tanto el azufre como el hierro dan consistencia al cabello y a las uñas y evitan que se rompan.

Existen suplementos muy beneficiosos que ayudan a reforzar el efecto de los nutrientes mencionados. Suelen tomarse en cápsulas por vía oral y se encuentran en farmacias y herbolarios, normalmente a precios económicos.

La levadura ce cerveza es rica en vitamina B, sales minerales y aminoácidos y ayuda a reforzar el pelo frágil y las uñas quebradizas.

El extracto de quinoa aporta aminoácidos azufrados, que son elementos imprescindibles para la síntesis de queratina del pelo. Estimula además el bulbo piloso, frenando la caída del cabello y favoreciendo el crecimiento, aunque también es un suplemento idóneo para reforzar las uñas.

 

Related Post

Publicado en Alimentación, Estética Etiquetas: , , , , , , , , , ,