Hábitos que hacen desarrollar barriga

Cuando desarrollamos barriga, puede deberse a varios hábitos que, corrigiéndolos, nos puede ayudar a deshacernos de este vientre abultado tan poco estético.

El objetivo principal para hacer desaparecer la “tripita” es la eliminación de grasa en dicha zona, así como evitar ciertos hábitos que llevan a la acumulación de la misma en la cintura.

A continuación hablaremos de esos hábitos que debes eliminar para reducir barriga y conseguir el vientre plano que tanto se busca.

Mala postura

La mala postura corporal no sólo causa daños y dolores en la columna, sino que puede ser la razón de tener un vientre abultado. Esto se debe a que la faja abdominal se debilita y favorece la caída de órganos y tejidos hacia afuera.

Si sueles curvar la columna, es decir, si habitual que tu postura sea con el tronco adelantado, los hombros en igual dirección y una gran curva en tu espalda que forma una C invertida, es muy probable que los músculos de tu abdomen se debiliten y no puedan contener con la facilidad necesaria los órganos de su interior.

Es más, es frecuente presentar una mayor barriga al perder la tonicidad de los músculos, que no contribuyen a mejorar la postura.

Para reducir el desarrollo e incluso revertir su presencia, es fundamental comenzar a enderezar la columna y trabajar para conseguir una correcta postura corporal.

Poco descanso

Un descanso inadecuado o insuficiente puede propinar el desarrollo de barriga, ya que no sólo afecta a tu estado de ánimo y rendimiento general, sino que también interacturará con hormonas indicando la presencia de estrés.

Ante una situación de estrés, nuestro cuerpo busca consumir más alimentos energéticos, además de prepararse para situaciones extremas. Así, de forma natural, nuestro cuerpo tenderá a acumular grasas en las zonas más apropiadas, entre ellas el abdomen, a modo de precaución debido a esa señal de estrés que emite nuestro cerebro.

Por este motivo, el descanso nocturno insuficiente o inadecuado conduce a aumentar el abdomen.

Procura cuidar la calidad y la cantidad de sueño, intentando dormir al menos 6 horas al día para prevenir o revertir la presencia de un vientre abultado.

Sedentarismo

Al igual que sucede con la mala postura, el sedentarismo y una falta de actividad física conduce a una debilidad muscular de la zona media, al igual que la pérdida de tonicidad en las fibras que forman el abdomen.

Por este motivo, es más probable que se acumulen grasas bajo un estilo de vida sedentario.

Solamente con movernos más a diario y no pasar más de una hora sentado, así como enderezar la columna y contraer el abdomen mientras trabajas sentado puede ser de gran ayuda para evitar el desarrollo de la barriga.

Consumo de Alcohol

Hay estudios que han probado que el consumo de alcohol de forma habitual favorece la acumulación de grasa en el abdomen. O lo que es lo mismo, confirma la clásica barriga cervecera.

A una mayor ingesta de alcohol, mayores son las posibilidades de tener un vientre prominente, ya que el alcohol no sólo aporta calorías que favorecen el exceso de energía, sino que también evita que las reservas se utilicen, promoviendo el almacenamiento de hidratos y grasas en nuestro cuerpo.

Por tanto, si tu objetivo es deshacerte de la barriga, o quieres evitar que aparezca, deberás limitar la ingesta de alcohol y evitar su consumo diario.

Dieta poco saludable

Quizá uno de los puntos más importantes de este artículo. Una dieta excesiva en calorías como con mala calidad de nutrientes asegura la aparición de la barriga.

Existen estudios que aseguran que a mayor consumo de frutas y lácteos, menores son las probabilidades de almacenar grasa en el abdomen.

Del mismo modo, una mayor ingesta de harinas refinadas, refrescos, embutidos, fiambres sumado con un menor consumo de frutas, vegetales y lácteos, provoca un mayor riesgo de aumentar el tamaño del abdomen, independientemente del peso corporal en relación a la altura.

Por tanto, es de vital importante a la hora de prevenir o revertir el desarrollo de la barriga, cuidar la calidad de nuestra dieta, incorporando productos sanos como frutas, vegetales, hortalizas, lácteos y cereales integrales, así como grasas de calidad, que ayudarán a reducir el riesgo de almacenar grasas en el abdomen, eliminando a su vez los productos refinados y procesados en medida de lo posible.

 

Eliminando o reduciendo estos malos hábitos, conseguiremos reducir o eliminar a su vez el desarrollo de barriga.

Related Post

Publicado en Alimentación, Estética, Salud Etiquetas: , , , , , , , ,