Incontinencia urinaria

mujer-mayorLa incontinencia urinaria es un problema de salud muy frecuente en la población de edad avanzada. Específico de este conjunto de la población, se considera como uno de los grandes síndromes geriátricos que puede manifestarse con distintos síntomas.

La incontinencia urinaria deteriora considerablemente la calidad de vida de las personas que la padecen, que llega a alcanzar a un 60% de las personas mayores de 85 años institucionalizadas.

La aparición de este problema supone un cambio importante en las condiciones de vida de la persona mayor y, además, suele aumentar las probabilidades de sufrir otras complicaciones tanto psicológicas, sociales e incluso médicas.

Según expertos, algunas de las principales complicaciones médicas que se derivan de la incontinencia urinaria son las infecciones de orina, las caídas y las úlceras cutáneas.

Además, destacan especialmente las repercusiones a nivel psicológico, ya que esta dolencia acarrea pérdida de autoestima, ansiedad así como una bajada en el estado de ánimo que puede incluso llevar a la depresión.

A nivel social y familiar, también encontramos una repercusión considerable, puesto que las personas mayores que sufren incontinencia suelen estar más aisladas, con más necesidad de cuidados y con mayor riesgo y temor de ser ingresados en una residencia para su atención integral.

Estas complicaciones deterioran considerablemente la calidad de vida de la persona que la sufre y, en este sentido, el impacto de la incontinencia urinaria sería tan elevado como el que pueden provocar otras enfermedades crónicas como la diabetes mellitus, la artritis o incluso el ictus.

También destaca el bajo índice de consulta por este problema de salud, considerándose todavía un tema tabú que genera que sea un problema infradiagnosticado e infratratado.

El mensaje que trasmiten desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología es de que no se debe aceptar la incontinencia como algo inevitable por el hecho de ser mayor. Se debe consultar el médico lo antes posible y abordar el tema con absoluta normalidad para intentar buscar las soluciones que más se adecuen a la situación del paciente.

En la actualidad, podemos encontrar diferentes medidas conservadoras y tratamientos que pueden ser utilizados en personas mayores mejorando considerablemente la calidad de vida de quienes sufren incontinencia urinaria.

Related Post

Publicado en Psicología, Salud Etiquetas: , , , , , , , ,