La cistitis (Infección de orina), Cómo combatirla y prevenirla

Son varias las molestias que causa la cistitis como dolor en el pubis, sangre en la orina, fiebre o escozor al orinar. La infección se produce por gérmenes que pueden descender desde los riñones que a su vez pueden estar afectados a través del flujo sanguíneo, o subir desde la uretra.

Tiene mayor incidencia en las mujeres, ya que éstas tienen la uretra más corta que los hombres, estando así más expuestas a las infecciones externas.

¿CUALES SON LAS CAUSAS?

En el 80% de los casos, la infección es causada por una bacteria, “Escherichia coli”. Hay a su ve una serie de circunstancias que pueden propiciar su proliferación:

Una de estas circunstancias son los malos hábitos de higiene, como utilizar jabones agresivos, asear la zona genital de atrás hacia delante, utilizar ropa interior de tejidos sintéticos, etc.

Otras causas pueden ser originadas por enfermedades y traumatismos como la diabetes, los cálculos renales o las enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea.

El embarazo y la menopausia pueden ser causas de cetosis ya que las mujeres embarazadas son propensas a tener bacterias en la orina y tras la menopausia se produce una disminución de hormonas femeninas que favorecen la aparición de esta infección.

¿CÓMO PREVENIRLA?

Con sólo unos hábitos saludables puedes prevenir esta afección.

El consumo de líquidos, agua sobre todo, facilita la expulsión de microrganismos ya que ayuda a orinar. Sin embargo, cafeína y alcohol no son muy recomendables.

Al orinar, procura apoyarte en la pared del inodoro en lugar de inclinarte hacia adelante, ya que en esta postura no se expulsa totalmente el líquido.

La higiene íntima debe hacerse de forma correcta para evitar la infección. Puedes usar jabones o geles con PH neutro, y limpiarte siempre después de ir al baño los genitales de delante a atrás.

Tras tener relaciones sexuales es importante miccionar para eliminar las bacterias que se puedan haber quedado en la uretra.

¿CÓMO DIAGNOSTICARLA?

La cistitis puede remitir por sí sola en los casos más leves, pero si no es así, acudir al médico es fundamental para que realice varias pruebas que determinarán el tipo de infección.

Las pruebas más habituales son el análisis de orina, normalmente de una muestra de la mañana y ayuda a determinar si se contiene algún germen nocivo. El cultivo de orina para determinar el tipo de bacteria que causa la infección. Y por supuesto la más común, la exploración física que consiste en palpar la zona abdominal y pélvica para encontrar los lugares de dolor.

No obstante, si la cistitis es recurrente y no conoces la causa, el urólogo puede realizar un examen más exhaustivo con pruebas como la ecografía abdominal, que es un estudio indoloro del abdomen mediante ultrasonidos o una radiografía del riñón previa inyecta de una sustancia para que se pueda observar el riñón de forma más fácil.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

El médico debe ser quien indique el tratamiento que normalmente será a base de Antibióticos, ya que la mayoría de las cistitis están causadas por bacterias. También se pueden administrar antivirales en caso de que la infección sea de origen vírico. Los más habituales son el trimetoprim, la amoxicilina y la ampicilina.

Si sufres de diabetes o disminución de defensas que pudiera agravar la infección, el tratamiento podría extenderse y durar más tiempo y ser combinado con varios fármacos.

Related Post

  • Aparte de todas estas recomendaciones,para prevenir infecciones urinarias es recomendable tomar arándano,tanto la fruta en si,como en zumo.De hecho en la farmacia venden preparados de esta fruta concentrados en capsulas para ese fin.

Publicado en Mujer, Salud Etiquetas: , ,