La importancia de un desayuno equilibrado.

ninos-desayuno

Nunca es demasiado tarde para adquirir unos buenos hábitos alimenticios y, ahora que empieza el curso, es un momento perfecto para llevarlo a cabo. Una dieta equilibrada exige desayunar bien, una costumbre que muchas familias no llevan a cabo.

De hecho, un 8 por ciento de los niños acude al colegio sin haber ingerido nada al  despertar. La mayoría solo toma un vaso de leche. Y además, son muy pocos (un 7 por ciento de niños y adolescentes) los que mantienen realmente un desayuno equilibrado.

Desayunar es un hábito imprescindible para comenzar el día. Hay que concienciarse de eso por muchas prisas que tengamos a esas horas de la mañana. La primera comida del día ayuda a mantener el rendimiento y la atención en las primeras horas de clase además de prevenir la obesidad, ya que así los niños no tendrán tanta hambre a lo largo de la mañana y es más fácil que no picoteen, ayudando a evitar que ganen peso en exceso.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ofrece estos consejos para mejorar los hábitos del desayuno de nuestros hijos.


—Desayunar se aprende.
 Se debe repetir de igual forma cada día, hasta convertirlo en algo natural que sencillamente es así. Es mejor empezar desde la más tierna infancia.

—Se debe dar ejemplo. También hay que realizar un buen desayuno y compartir la mesa con los niños.

—Dormir las horas suficientes facilita el desayuno. Niños y adolescentes deben acostarse a una hora prudente.

—Madrugar un poco más si es necesario para realizar un buen desayuno.

—La primera comida del día requerirá solo unos 15 minutos y siempre debe realizarse en compañía.

—Dejar las mochilas, ropa y demás preparadas el día anterior ayudará a no ir con tanta prisa por la mañana.

—Se puede empezar introduciendo alimentos poco a poco si les cuesta hacer un desayuno completo. Al principio un vaso de leche con cereales o galletas; o pan con aceite y embutido; o un batido de yogur y fruta; o una pieza de fruta; o incluso algún reto apetito de la cena del día anterior. Poco a poco, iremos añadiendo nuevos alimentos.

—No desayunar no adelgaza. Al contrario, muchos estudios demuestran que incluso engorda. Con la actividad de la mañana quemamos rápidamente las calorías del desayuno y además, con éste se evita el picoteo entre horas.

COMPONENTES DE UN DESAYUNO EQUILIBRADO:

Un lácteo: Como un vaso de leche, un yogur o queso fresco.

Un Cereal: Como las galletas, pan, cereales en copo, bizcocho…

Una fruta: Cualquier fruta natural o su zumo.

Grasa: Un poco de aceite de oliva para acompañar el pan o mantequilla o margarina.

Otros acompañamientos dulces como la mermelada o salados como algún tipo de embutido con poca grasa.

Related Post

Publicado en Alimentación, Hijos, Salud Etiquetas: , , , , , , ,