La lechuga no engorda.

Cuántas veces hemos oído decir que si la lechuga engorda, que si no es bueno consumirla por la noche, o que es mejor no comerla si se está “a dieta”.

La lechuga tiene un elevado contenido en fibra insoluble, especialmente en la zona blanca del tronco, lo cual puede dar lugar a hinchazón abdominal. Aún así, es un vegetal muy bajo en calorías y por lo tanto no le engorda a ningún humano: es imposible porque no somos rumiantes.

Sin embargo, aquellas personas que sientan hinchazón abdominal y gases al consumirla pueden utilizar otras hojas de ensalada como escarola, endivia, berros, canónigos u hoja de roble.

Es importante conocer que las diferentes lechugas (iceberg, romana …), cada una en diferentes cantidades, aportan ácido fólico, beta caroteno, vitamina C , A y E en cantidades apreciables, especialmente las cultivadas al aire libre. Mejor las ecológicas y la variedad romana, que es la de mayor contenido vitamínico.

Y a los que pasáis horas de insomnio nocturno dando vueltas en la cama, debéis saber que la lechuga contiene lactulina, sustancia que relaja el sistema nervioso central y nos ayuda a dormir más y con mejor calidad. ¿Qué tal una gran ensalada o una crema de lechuga para cenar y dormir como un bebé?

Artículo original.

Related Post

Publicado en Alimentación, Estética Etiquetas: , , , , , , ,