La parálisis facial.

Nervio Facial

Click para agrandar

La parálisis facial consiste en la pérdida del movimiento de los músculos de la cara por la lesión de un nervio, el nervio facial. Hay uno de estos nervios a cada lado de la cara. Salen del cráneo y se extienden por la mitad de la cara.

De estos nervios depende también la sensibilidad de las papilas gustativas de cierta zona de la lengua y la secreción de lágrimas y saliva. Se originan en dos centros nerviosos por debajo del cerebro, algunas de cuyas neuronas reciben fibras nerviosas que conectan estos nervios con los dos hemisferios cerebrales. Aquí es donde se les dan las órdenes.

Cuando la lesión se localiza en el nervio después de su origen, se conoce como parálisis periférica. Si afecta a alguna de aquellas conexiones con los dos lados del cerebro, se llama parálisis central.

La parálisis se suele producir de forma brusca. En caso de la periférica, se queda inmóvil una mitad de la cara, provocando la desviación de la boca hacia el lado sano. En este lado, el pliegue entre la nariz y los labios se borra, la comisura de los labios cuelga y no es posible cerrar el ojo ni arrugar la frente. Suele ser frecuente la dificultad para masticar y se pueden dar trastornos en el gusto y de la secreción lacrimal y de saliva.

Si se afecta una rama del nervio dentro del oído, aparece percepción de los sonidos muy fuertes provocando dolor.

La parálisis central se distingue porque puede cerrarse el ojo y arrugar la frente ya que los músculos de estas zonas siguen recibiendo las fibras nerviosas de las neuronas conectadas con los dos lados del cerebro y pese a que la conexión con uno de ellos se interrumpa, la otra sigue intacta. Esta parálisis suele venir acompañada de síntomas por afectación de otros centros nerviosos.

CAUSAS:

Parálisis FacialEn el caso de la mayoría de las parálisis periféricas, se desconoce la causa y se suele atribuir a la hinchazón del nervio en su paso por un conducto del hueso temporal, en cuyo interior se encuentra el oído y, a veces, en relación con la exposición al frío. Pero lo cierto es que parece muy probable que sea por el virus del herpes simple.

En otros casos, es la compresión del nervio por algún tumor, fractura de algún hueso del cráneo, otitis, herpes zóster, dilatación de una arteria o lesiones accidentales del nervio en operaciones del oído do de la glándula parótida donde reside la causa de la parálisis.

Las parálisis centrales son casi siempre por accidentes vasculares cerebrales. Es decir, ictus.

TRATAMIENTO:

Como ya hemos apuntado, la causa del 60% de las parálisis periféricas es desconocida y se solucionan totalmente sin tratamiento en 3 o 4 semanas. En ciertos casos no obstante, están recomendados los corticoides.

Para evitar la sequedad de la córnea del ojo que queda abierto, se recomienda usar lágrimas artificiales, y taparlo al dormir o salir a la calle.

Algunas asimetrías pueden ser corregidas con toxina botulínica, aunque otras necesitan injertos de nervios o trasplantes de músculo.

Publicado en Salud Etiquetas: , ,