La premenopausia o perimenopausia

menopausia

Una de cada veinte mujeres padece menopausia prematura, una condición que desemboca en un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, y que muchas veces resulta difícil de detectar. Hoy os hablaremos de la menopausia precoz y de la premenopausia, también conocida como perimenopausia.

Los síntomas de la menopausia como los sofocos, la pérdida de líbido o la irritabilidad injustificada,  junto a otros más pueden ser sufridos por la mujer durante hasta 10 años. En este periodo, los niveles de estrógeno fluctúan y la producción de óvulos comienza a ser irregular hasta que se detiene por completo.

En teoría, se considera que la menopausia comienza un año después del último periodo, lo que suele ser, de promedio, a los 52 años. Pero los síntomas pueden manifestarse desde los 40 hasta finales de los 50.

Hay que considerar también que algunas mujeres no sufren síntomas o, si los sufren, lo hacen de forma muy ligera, mientras que otras los sufren tan severos que hasta pueden causar incapacidad.

Según se desprende de varios estudios, diferencias en el estilo de vida, sobre todo en la dieta, y en el tipo de actividad física, juegan un papel crucial en la forma en la que afecta la menopausia.

La premenopausia suele aparecer dos años antes en mujeres fumadoras en comparación con las no fumadoras, por ejemplo.

Existen varias señales que nos indican que una mujer está pasando por la premenopausia, y que muchas veces pasan desapercibidos incluso para ellas mismas.

Una de esas señales es un periodo menstrual errático. Es decir, el periodo se detiene durante 4 o 5 meses, y luego comienza de nuevo. Muchas mujeres llegan a pensar incluso que están embarazadas. Aunque lo pasen por alto, este detalle hace ver que los ovarios ya están funcionando de forma errática.

Otra señal es la variación en el sangrado. Así, en algunas menstruaciones puede ser muy abundante, mientras que en otras puede ser realmente escaso.

Las migrañas se hacen cada vez más fuertes. Algunas mujeres incluso sufren dolores de cabeza antes o después de la misma menstruación. Durante la premenopausia, estos dolores de cabeza empeoran.

Existe cierto aumento en la ansiedad. Si ya la padece, se pueden dar incluso ataques de pánico durante los cuales la reacción es totalmente desproporcionada con respecto a las circunstancias que las rodean.

También se nota una sensibilidad mayor en los senos y, puesto que los periodos son irregulares, puede que no vincule esa sensibilidad con la premenopausia, aunque sí que puede ser un indicador.

También existen síntomas como los cambios de humor, la irritabilidad con periodos depresivos, así como dificultades para conciliar el sueño, sequedad vaginal, además de en los ojos, la boca y la piel.

Además, tras perder la previsibilidad de sus periodos, ya que estos aparecen de forma irregular, es importante tener un calendario, según aconsejan los expertos, en los que se deberían anotar cuándo llegan los periodos con dolor de cabeza, sensibilidad de los senos y flujo intenso, algo que resultará clave a la hora de controlar los síntomas para hacer un diagnóstico tras al menos 10 meses.

Para mejorar la situación, aparte del tratamiento médico, existen unos cambios en el estilo de vida que pueden llevarse a cabo. Ya os hemos hablado de la importancia de bajar de peso con respecto a los síntomas de la menopausia, por lo que una dieta equilibrada con más frutas y verduras, y menos grasas, así como un aumento en la práctica de ejercicio y un aumento en la ingesta de vitamina E pueden ayudar mucho en estos periodos.

Iniciar actividades que te interesen y que te ofrezcan una motivación extra también es importante, ya que en muchos casos existe una relación directa entre menopausia y depresión.

Pero lo más importante es que si te sientes mal y no entiendes por qué, quizá la solución es más sencilla de lo que te parece a la par que tranquilizante, ya que puede tratarse de la premenopausia, algo normal y cuyos síntomas pueden aliviarse. No obstante, si los síntomas que sufres son muy agudos, lo mejor es acudir a tu médico, quien considerará la opción de la terapia de sustitución hormonal.

Related Post

Publicado en Mujer, Salud Etiquetas: , , ,