Las frituras aumentan el riesgo de cáncer

fritosUn estudio realizado en Estados Unidos reveló que los alimentos fritos están íntimamente ligados al riesgo de padecer cáncer de próstata. El estudio se basó en la evaluación de una población de tres mil hombres de entre treinta y setenta años y demostró que aquellos que se alimentaban al menos una vez por semana con frituras el riesgo de contraer cáncer de próstata aumentaba en casi un cuarenta por ciento contra los que lo hacían sólo una vez mensualmente. Además, este estudio demostró que este tipo de tumores son más agresivos cuando el hombre come habitualmente alimentos fritos.

Los científicos intuyen que esto se debe a los compuestos que se forman cuando el aceite se calienta demasiado. Estos compuestos se denominan carcinógenos y son generalmente macromoléculas que interfieren en la comunicación celular. Uno de estos compuestos, la acrilamida, está muy relacionada con el cáncer de próstata.

Además, varios estudios anteriores habían demostrado que las frituras están asociadas también al aumento de diferentes tipos de cánceres como el de mama, el de pulmón o el de páncreas entre otros.

Cómo consumir las frituras

Naturalmente, los alimentos fritos son ricos y no nos privaremos de ellos tan fácilmente. Pero sabiendo esta noticia debemos tomar precauciones al consumirlos. Aquí unos consejos útiles.

No reutilizar el aceite una vez realizada la fritura. Este estudio también reveló que la concentración de estas moléculas carcinógenas aumenta desproporcionadamente cuando se reutiliza el aceite.

Utilizar aceite en abundancia. Aunque se desperdicie, la sartén debe estar bien colmada de aceite cuando realicemos las frituras. Esto hará que al terminar se vea mucho más limpio y realmente lo esté.

Intentar no pasarse de temperatura. El aceite de las frituras no tiene que perder su coloración por oscurecimiento. Es cuando se pasa de temperatura cuando más riesgo hay de que se formen compuestos carcinógenos.

Acompañar las comidas fritas con ensaladas y abundante agua. Está demostrado que muchas ensaladas poseen propiedades benéficas para disminuir el riesgo de contraer cáncer. Por ejemplo el tomate es un gran aliado al respecto. El agua también ayuda a eliminar muchas toxinas por la orina, de modo que en dichas comidas beber abundantemente sería beneficioso.

Por último,  cuando consumamos frituras  hagámoslo moderadamente. Usemos los distractores como las charlas o las comidas acompañantes. Esto no nos privará de disfrutar su rico sabor pero sí será muy positivo para nuestra salud y bienestar.

Related Post

Publicado en Alimentación, Salud Etiquetas: , , , ,