Los antioxidantes empeoran algunos tipos de cáncer

antioxidantes

Mientras lo habitual es creer que una dieta con antioxidantes tendría propiedades anticancerígenas, entre otras ventajas, el material escrito sobre estas moléculas es contradictorio y estudios tanto en animales como en humanos sobre una terapia contra el cáncer a base de antioxidantes han arrojado resultados muy negativos. De hecho, algunas de las pruebas han revelado que los suplementos antioxidantes pueden empeorar algunos tipos de cáncer.

La vitamina E, por ejemplo, incrementa la carga y la mortalidad del cáncer de pulmón en ratones. Algo particularmente sorprendente, puesto que ciertas propiedades de las células cancerígenas parecían sugerir que, en teoría, deberían ser beneficiosas.

El asunto es delicado y confuso, dejando claro que necesitamos seguir investigando para llevar a cabo clarificaciones.

En un intento de abordar este problema, un par de investigadores sugirieron una hipótesis que podría explicar por qué estos suplementos no son efectivos como terapia contra el cáncer. El estudio ha sido publicado en el New England Journal of Medicine.

Su investigación se centró en los sistemas dentro de las células encargados de mantener el balance entre las moléculas oxidantes y antioxidantes. Estas moléculas están involucradas en las llamadas reacciones redox. Estas reacciones controlan ciertos procesos celulares, además de generar energía.

Mientras los oxidantes son críticos para la función celular, si se producen en exceso, pueden dañar la célula. A su vez, las mismas células producen antioxidantes naturales para prevenir que suceda. En el caso de las células cancerosas, el balance se rompe y se producen altos niveles de las llamadas Especies Reactivas de Oxígeno (ERO o ROS del inglés Reactive Oxygen Species), lo que beneficia el cáncer. Esto se debe a que las ERO pueden causar mutaciones genéticas y activar métodos para estimular el crecimiento celular. Por tanto, sería lógico concluir que los antioxidantes pueden frenar la progresión del cáncer, pero no parece ser el caso.

Los investigadores sugieren que esto pasa porque los antioxidantes de los alimentos o de los suplementos no van a parar al lugar correcto en la célula, donde se producen y acumulan las ERO, por lo que resultan inútiles.

No obstante, se ha notado el éxito de los antioxidantes que han sido modificados de tal forma que apuntan a un lugar concreto de la célula: las mitocondrias.

Los científicos proponen un mecanismo para los antioxidantes que provienen de la dieta y que aceleran el crecimiento de tumores. Ciertas proteínas celulares que tienen propiedades contra los tumores se activan mediante las ERO, por lo que decrementando ERO previene la activación y acción de estas proteínas. Además, algunas proteínas beneficiosas contra los tumores, también son atenuadas por ERO.

Lo interesante es que los niveles de antioxidantes naturales también aumentan en células cancerosas, lo que parece ser un mecanismo para prevenir daño incontrolado por los altos niveles de ERO. Esto sugiere además, terapias diseñadas para aumentar los niveles de oxidantes en células, lo que podría ser beneficioso. De hecho, la radioterapia y algunas quimioterapias dependen de las ERO para matar las células cancerosas.

Para concluir el estudio, los investigadores sugieren que inhabilitar proteínas antioxidantes puede ser una estrategia útil para combatir el cáncer. Los estudios de determinados cánceres llevados a cabo en roedores han resultado prometedores.

El reto presentado a los científicos reside en identificar los antioxidantes y el comportamiento de las células cancerosas, no de las normales. Además sugieren analizar los perfiles de células tumorales y de sus vecinas normales, ya que pueden arrojar resultados muy útiles que podrían terminar en última instancia de identificar los objetivos terapéuticos.

Related Post

Publicado en Alimentación, Salud Etiquetas: , , , , , , ,