Los hábitos de vida no mejoran la morfología del esperma

laboratorio-esperma

La fertilidad es un problema cada vez más común en la sociedad actual. Muchas son las parejas que luchan contra la infertilidad y que acuden a clínicas para una reproducción asistida. Ahora se ha sabido que poco pueden hacer para mejorar la morfología de los espermatozoides, según ha desvelado una investigación reciente.

Esta investigación llevada a cabo en la Universidad de Sheffield ha comprobado que los hábitos de vida, más o menos saludables, no alteran la forma y el tamaño de los espermatozoides, es decir, la calidad de los mismos.

Según este estudio, las mejores muestras de esperma son obtenidas cuando el hombre lleva varios días sin tener relaciones sexuales. Las peores se dan durante los meses de verano y en aquellos que fumaban marihuana.

Pero lo curioso es que el consumo de alcohol o tabaco, o el peso del hombre no se consiguió relacionar con un esperma más deforme.

Según una gran variedad de estudios, los espermatozoides con forma y tamaños estándares tienen más probabilidades de sobrevivir en el aparato reproductor masculino. Pero lo cierto es que ningún estudio se había dedicado a estudiar si los hábitos del varón condicionaban la morfología de los mismos.

En este estudio, se analizaron muestras de semen de casi 2.000 individuos, obtenidas en 14 clínicas de fertilidad del Reino Unido. A los varones se les consultó por los hábitos de vida.

De estos casi 2.000 individuos, la inmensa mayoría, 1.652, tenían espermatozoides de una forma y tamaño dentro de lo que es considerado estándar. Pero 318 presentaban anomalías.

De hecho, según la OMS, los criterios para considerar una muestra de esperma dentro de lo normal es cuando más del 4% de los espermatozoides presentan morfología normal.

Así, los investigadores observaron que los hombres eran más propensos a tener espermatozoides anormales cuando la muestra se tomaba en verano, y cuando el sujeto era joven y fumaba marihuana.

Por otro lado, los factores médicos y de estilo de vida analizados, no parecían mostrar relación con la morfología de los espermatozoides. Entre estos factores, se evaluó la dieta, el tabaquismo, el consumo de alcohol entre otros.

Así, al contrario de lo que podíamos suponer, unos hábitos de vida saludables no mejoran la morfología del esperma.

Related Post

Publicado en Hombre, Pareja Etiquetas: , , , , , , , , ,