Los tapones de cera

otoscopioA menudo, se pueden formar tapones de cera en los oídos por el uso de auriculares, etc que impiden que la cera se evacue de forma natural. Hoy os hablamos de ellos y de cómo combatir esta molestia.

La cera es producida en el oído para proteger el conducto auditivo. Éste va desde el tímpano hasta el exterior. Cuando la cera o cerumen se acumula en gran cantidad, puede llegar a bloquear el conducto auditivo produciendo pérdida de audición, aunque puede venir acompañado de otros síntomas como zumbidos, pitidos o vértigos.

No obstante, los tapones de cera son fácilmente reconocibles a través del otoscopio.

Debemos tener en cuenta que la cera cumple una función natural, y la acumulación de la misma no siempre es sinónimo de poca higiene. Algunas personas tienen más tendencia a crear acumulaciones de cera, mientras que a otras personas no les sucede nunca.

La cera es una sustancia bactericida, que evita la entrada de gérmenes, por lo que protege al oído de infecciones.

Una de las primeras recomendaciones es no introducir cualquier objeto para retirar la cera, puesto que podríamos dañar seriamente el oído interno.

Lo ideal es lavar la zona externa de las orejas, lo que se denomina pabellón auditivo, preferiblemente con un pequeño trapo en lugar de con bastoncillos, ya que tratar de retirar la cera con bastoncillos, clips, llaves, etc, sólo hará que si existe un tapón de cera, se introduzca más hacia el interior del oído. Sin contar con el riesgo de perforar la delgada membrana que recubre el tímpano, que podría producir una infección de graves consecuencias.

El conducto auditivo se limpia solo.

En caso de que se haya formado un tapón, lo más recomendable es que acudas acudas al médico donde te recetarán algunas gotas o agua oxigenada para reblandecer el cerumen, junto a la posibilidad de que te citen para la posterior extracción del tapón mediante lavado de oído.

La técnica para llevar a cabo este lavado es muy sencilla. Con una jeringa otológica cargada con agua templada, el paciente se sentará con una toalla de papel en el cuello. Se sujeta el pabellón auricular con los dedos índice y pulgar, se introduce la cánula y posteriormente se inyecta el agua con una pequeña presión. Un proceso que nos doloroso en absoluto y que acabará con el tapón de cera.

Related Post

Publicado en Salud Etiquetas: , , , , ,