Mejora las defensas de tus hijos

desayuno-ninos

Hoy os vamos a dar unos consejos para reforzar las defensas de vuestros hijos y que así, estén protegidos contra el frío. A través de estos remedios caseros, vuestros hijos estarán más protegidos frente a virus y bacterias.

Zumo de granada y naranja

Los zumos de granada y naranja ayudan a fortalecer el escudo de defensas, además de reforzar la mucosa del aparato respiratorio y digestivo. Esta mucosa es una protección que funciona a modo de barrera bloqueando la entrada de gérmenes en nuestro organismo, y reduciendo el riesgo de coger un catarro, gripe o gastroenteritis.

Además, de sobra es conocido el efecto positivo de la vitamina C contenida en este cítrico.

Es muy recomendable ofrecer en el desayuno de cada mañana este zumo a nuestros hijos. Con un zumo preparado con una naranja y una granada es suficiente.

Se puede sustituir la granada por fresa o manzana roja cuando se acabe la temporada de la granada.

Aliño de Aceite, Ajo y Perejil

El oliva virgen contiene vitamina E, que impulsa la respuesta inmunológica del organismo, por lo que es muy recomendable en niños que no suelen comer muchas frutas y verduras.

Además, se pueden aportar a la dieta un extra de vitamina C, ácido fólico y selenio, nutrientes implicados en el buen funcionamiento de las defensas, se puede batir el aceite de oliva con un diente de ajo y unas ramitas de perejil, quedando como resultado un delicioso aliño para aderezar nuestros platos.

La Calabaza

Comer calabaza es una de las mejores formas de aumentar el consumo de vitamina A, un nutriente que activa la respuesta del organismo frente a las infecciones. Así, podemos añadir calabaza o boniato al puré de patatas.

También se puede agregar en forma de taquitos a la pasta o como acompañamiento de la carne o el pescado.

Otras formas de consumirla es a base de cremas. Os dejamos estas dos recetas de crema de calabaza:

El estracto de Própolis

Si tu hijo suele padecer de la garganta, ya sea amigdalitis, faringitis o similares, es recomendable añadir entre 10 y 15 gotas de extracto de própolis con agua dos veces al día. Este preparado es un potente antibacteriano y antiviral natural. Además aumenta la producción de anticuerpos.

Si quieres mejorar su sabor, puedes diluir en el líquido una cucharada de miel de tomillo o lavanda.

yogurLácteos fermentados para merendar

Para que crezcan sanos y fuertes, también hay que velar por la buena salud del intestino de nuestros niños. Se trata de la primera línea de defensa del organismo, puesto que en él, reside hasta el 80% de las células inmunitarias.

Por eso, podemos aprovechar la merienda para incluir lácteos fermentados, que son unos excelentes aliados del intestino.

  • Kéfir. Un alimento que proviene del Cáucaso y que ayuda a frenar el avance a los gérmenes nocivos, además de mejorar la absorción de los nutrientes. Un vaso de kéfnir con un plátano es una merienda que le encantará.
  • Leche fermentada. Esta variedad de leche, ayuda a restaurar la flora intestinal y modula el sistema inmunitario. Tomada con un bocadillo mini de mermelada y queso fresco le encantará a tus hijos.
  • Yogur. El yogur es otro alimento rico en bacterias beneficiosas para el organismo. Si lo acompañamos de un par de nueces y unas galletas de avellana, tendremos una excelente merienda que mejorará las defensas de nuestros hijos.

Moderar el consumo de dulces

Aunque les pierdan los dulces, el exceso de azúcar puede dificultar las funciones del sistema inmunológico de nuestros hijos. Además, favorece el aumento de peso. Por ello, os recomendamos que sustituyáis el azúcar por miel, algo que será muy beneficioso para la salud de nuestros hijos, ya que la miel contiene sustancias antisépticas que protegen la garganta y ayudan a arrancar la mucosidad del pecho.

También podéis sustituir los postres azucarados por fruta, que debería ser una elección principal para garantizar un consumo de tres piezas de fruta diarias recomendado por los expertos.

Puedes añadir fruta trozeada a sus postres favoritos, como natillas o gelatina también.

Otra recomendación es sustituir las golosinas por fruta desecada, como los orejones de melocotón. También puedes optar por los dátiles o las ciruelas secas. Así, estarás satisfaciendo el deseo de comer algo dulce, mientras que aportas dosis de hierro, zinc y vitaminas que ayudarán a mantener fuertes las defensas de tus hijos.

Related Post

Publicado en Alimentación, Hijos, Salud Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,