Qué hacer para evitar una crisis de pareja.

Prácticamente no hay ninguna pareja que pueda presumir de no haber pasado una crisis. Pueden ser graves o leves, latentes o manifiestas, pero los conflictos de pareja son prácticamente inevitables. Debemos ser flexibles y empáticos para afrontar estos roces.

A medida que va pasando el tiempo, es conveniente ir reajustando la relación. No se puede pretender que todo sea igual que al principio, puesto que tanto las circunstancias que rodean a la pareja, como los miembros de la misma evolucionan con el tiempo. Es importante ser flexibles y adaptarse de la mejor manera posible a estos cambios.

Para que una pareja funcione, los miembros deben de tratar de entenderse. En caso de surgir una crisis, hay que ponerse en lugar del otro para conocer su punto de vista y así, comprender cuáles son sus necesidades, ya que adoptar una actitud individualista e inflexible sólo conseguirá empeorar las cosas.

Es importante también, evitar imponer tus ideas al otro, o manipularlo dependiendo de nuestros intereses. Además de ser un juego sucio, la huella que se deja en la relación es muy negativa.

Hay que dejar a un lado las acusaciones y reproches durante las conversaciones, ya que si quieres solucionar las cosas, hay que cuidar las formas.

Cuando parezca que ya nada puede funcionar, debemos confiar en la ternura y la complicidad, tratar de olvidar los problemas, e intentar echar mano de nuestros buenos sentimientos hacia nuestra pareja, dejando que aflore el amor.

Related Post

Publicado en Pareja, Psicología Etiquetas: , , , , , , ,