Reinvéntate, atrévete a cambiar.

vencer-el-miedoHay ocasiones en las que nos damos cuenta de que nos hemos posicionado de forma demasiado inflexible ante algunos aspectos, y que es necesario variar nuestra forma de pensar o de actuar. Los cambios que vienen tras una profunda reflexión, suelen conducirnos al éxito tanto profesional, como personal.

Cuestionar nuestros esquemas mentales es un acto de valentía y una muestra de superación personal. A veces debemos tomar un giro de 180 grados para romper con lo establecido y abrir una nueva etapa en nuestras vidas.

Cuando nuestros esquemas mentales, por cualquier motivo, dejan de funcionar, o simplemente nos hemos dado cuenta de que debemos reciclarnos para progresar en algún aspecto de nuestra vida, ha llegado la hora de tomar la decisión y tratar de cambiar.

Otra veces, los cambios nos son impuestos, por lo que para sobrevivir, debemos adaptarnos a la nueva situación.

Para empezar a pensar y actuar de forma diferente, debemos realizar un esfuerzo para transformarnos y asumir que los cambios se producen de dentro hacia afuera, dependiendo por completo de nosotros mismos.

Las etiquetas y estereotipos que nos ponemos, o que nos ponen, son los primeros lastres que debemos eliminar para darnos la oportunidad de partir de cero. Que no nos asuste ponernos a estudiar a cierta edad, por ejemplo.

Es importante cuestionar nuestros pasos. Si nos preguntamos si lo que estamos haciendo hoy nos gusta cada día, y muchas veces obtenemos un no por respuesta, es hora de cambiar algo. Todos podemos dar un nuevo rumbo a nuestras vidas, ya que siendo conscientes de qué es lo que no funciona, podremos cambiarlo.

Los psicólogos hablan de ciertas profecías que se han acabado cumpliendo sólo por el mero hecho de haber sido anunciadas. Por tanto, no dudes en dar a conocer cuál es tu nueva forma de ver y encarar la vida.

Los procesos de cambio, como una ruptura sentimental o comenzar un nuevo trabajo son incómodos y pueden producir miedo e incertidumbre. Hay que aprovechar estas etapas para reflexionar acerca de qué queremos renovar y qué queremos mantener en nuestras vidas.

Todo cambio necesita un esfuerzo, pero acaban recompensando de un modo u otro. Valoramos más lo que tenemos, progresamos como personas o nos hacemos más fuertes.

Si las cosas suceden de forma diferente a como pensábamos, no significa que hayan salido mal. Debemos ser más flexibles y, sobre todo, no sacar condiciones anticipadas.

Pero lo principal, es perder el miedo a cambiar. Reinvéntate, y atrévete a cambiar.

Related Post

Publicado en Psicología Etiquetas: , , , , , , , , ,