Remedios caseros para tonificar las varices

Al estancarse la sangre en las extremidades, debido principalmente a que no recibe la fuerza suficiente para iniciar el ascenso hacia el corazón, las venas se ensanchan, y las válvulas que la impulsan hacia arriba no pueden llevar a cabo su función. A continuación os damos unos remedios que ayudan a mejorar el estado de las varices.

PAN DE CENTENO

Una de las virtudes que se atribuyen al pan de centeno es la de reducir la dilatación de las venas. Esto se debe a su aporte en rutina, un antioxidante que agiliza la circulación y refuerza las paredes de los vasos sanguíneos.

La rutina actua junto a la vitamina C, por lo que es aconsejable acompañar las rebanadas de pan de centeno en el desayuno, con una naranja o un kiwi.

GROSELLERO NEGRO

Un excelente tónico venoso es el jarabe de hojas y frutos del grosellero negro, además de un extraordinario diurético y antiinflamatorio natural.

Con este preparado aliviaremos la pesadez de piernas a la par que ayudaremos a aumentar la resistencia de los vasos sanguíneos y disminuiremos el tamaño de las varizes.

Con una cucharada, tres veces al día, bastará.

INFUSIÓN DE HAMAMELIS Y GINKGO

Combinando ginkgo, hamamelis, castaño de Indias y rusco, se obtiene un cóctel herbal que desinflama las venas de las piernas y atenúa las molestias producidas por las varices como la pesadez, el dolor o el hormigueo.

Para obtenerlo, hierve durante dos o tres minutos, dos cucharadas de la mezcla en medio litro de agua. Deja que repose 10 minutos más y posteriormente fíltralo. Bébelo a lo largo del día.

AÑADE AL YOGUR SEMILLAS CHÍA

Las semillas chía tienen varios beneficios cardiovasculares. Son ricas en Omega 3, fibra y otros antioxidantes, por lo que este alimento tonifica las venas y favorece el retorno venoso.

Al añadir una cucharada al yogur o los cereales, dos o tres veces al día, también mejorarás el exceso de colesterol en sangre, el estreñimiento o el colesterol, trastornos a su vez relacionados con las varices.

EFECTOS DEL CALOR

Las altas temperaturas suelen dilatar todavía más las varices, dificultando así, el retorno de la sangre al corazón, y aumentando la sensación de pesadez

Para compensarlo puedes llevar a cabo recetas que agilicen la circulación y que sean frescas.

Licuados de hortalizas.

El gazpacho es el rey indiscutible de la dieta veraniega. Tiene propiedades anticoagulantes y vasoprotectoras. No escatimes con la cantidad de cebolla que utilices al prepararlo, pero limita la de sal.

Entrantes fríos.

Te aconsejamos que hagas un hueco en tus menús a las ensaladas, cremas frías, el ajoblanco, el salmorejo, etc.

Salsas y patés vegetales.

Las salsas y patés elaborados con ajo o cebolla, como la tzatziky de yogur y pepino, la presto con albahaca y piñones, la pil-pil, el guacamole, el humos etc, fluidifican la sangre y reactivan el riego sanguíneo.

Related Post

Publicado en Alimentación, Estética, Salud Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,