Sé generoso y siéntete mejor contigo mismo.

GenerosidadHay muchas acciones desinteresadas que te harán sentir bien y cuando las llevas a cabo, producen una sensación muy agradable, similar a la experimentada a cuando comes chocolate o disfrutas de tu música favorita, por lo que podemos decir que ser generoso es un placer.

La virtud de la generosidad consiste en dar sin esperar nada a cambio y tiene efectos muy positivos para nosotros, que acabaremos sacando provecho a una actitud muy positiva.

Madre Teresa de Calcuta

Por naturaleza tendemos a preocuparnos por el bienestar de nuestro entorno. La capacidad primitiva de empatizar con el prójimo nos lleva a poder reproducir los sentimientos de los demás. Por tanto, si un amigo comparte una alegría con nosotros, nuestros cerebros vibrarán en sincronía, causando felicidad tanto a quienes viven esas experiencias felices, como a quienes les rodean.

Ayudar a alguien te brinda una satisfacción que repercute directamente sobre ti. Te hace sentir humano, buena persona y útil. Por este motivo, nuestra autoestima y la valoración personal que tenemos de nosotros mismos sube.

Convertir ese subidón emocional que provoca realizar acciones altruistas ocasionales en nuestro estilo de vida que llevemos a diario multiplicará las dosis de felicidad tanto recibida como entregada, ayudándonos a que nos mantengamos en una situación de permanente bienestar.

Al involucrarnos con los demás, llegamos a entender por qué se comportan de cierta manera determinada frente a una situación concreta, ayudándonos a aprender de ello, lo que nos servirá para intentar evitar repetir los mismos errores.

Pero el altruismo se trata ante todo de una actitud positiva. Nos sitúa en tal estado de bienestar y serenidad que nos puede ayudar a ver los problemas desde un punto de vista distinto y afrontarlos de una forma mucho más positiva.

Related Post

Publicado en Psicología Etiquetas: , , , , , , , , , , ,