El alcohol reduce la esperanza de vida más que el tabaco.

Las personas dependientes del alcohol tienen una esperanza de vida 20 años menor que las abstemias o aquellas que beben con moderación, según un estudio hecho público este martes por científicos alemanes.