El tabaco sin humo también perjudica la salud.

La prohibición general de fumar han hecho nacer o renacer otras formas de consumo de tabaco. Se considera tabaco sin humo aquellos productos entera o parcialmente elaborados a partir de hoja de tabaco y que pueden ser fumados, chupados, mascados o inhalados, bajo la forma de polvo, chicles, pastillas, tiras o palillos, así como de cigarrillos electrónicos, entre otros.