Comer rápido pasa factura

Comer, comemos. Nos lo pide el cuerpo y nuestro sentido de la supervivencia. Y sin embargo no reparamos lo suficiente en la importancia de nuestra alimentación. No solo en el qué comemos, sino en el cómo lo hacemos. 

El estrés en el trabajo y la alimentación.

Estrés en el trabajoEl estrés en el trabajo causa que haya un mayor consumo de comida rápida y, por consiguiente, un peor tránsito intestinal. Así lo asegura un estudio realizado por la Universidad de Washington, publicado en la revista Preventing Chronic Disease y que también asocia niveles altos de estrés laboral con una menor actividad física y una mayor frecuencia de comer mientras se realiza otra tarea.