La espirulina y sus beneficios

espirulina

La espirulina es un alga de agua dulce y tiene muchísimos beneficios para la salud. Desde mantener a raya a las alergias, a fortalecer el sistema inmunológico, pasando por favorecer la salud cardiovascular y prevenir el cáncer.

La dieta mediterránea contra los accidentes cardiovasculares

Dieta mediterránea. Existe una variante del gen fuertemente asociada con el desarrollo de la diabetes tipo 2 que parece interactuar con un patrón de la dieta mediterránea para prevenir derrames cerebrales. Así se extrae de una investigación llevada a cabo por investigadores del Centro Jean Mayer USDA de Investigación en Nutrición Humana en el Envejecimiento (USDA HNRCA, en sus siglas en inglés) en la Universidad de Tufts, en Somerville, Massachusetts, Estados Unidos, y del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) sobre Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición en España.

El pescado blanco y sus beneficios

merluzaPodemos encontrar dos tipos de pescado:  el azul y el blanco. El pescado azul es el que más fama de saludable tiene, pero lo cierto es que el pescado blanco tiene muchos beneficios. Hoy os hablaremos de estos alimentos y de las ventajas que tiene incluirlos en nuestra dieta.

Propiedades saludables de los arándanos

arandanos

Los arándanos son unas frutas que aportan muchos beneficios a la salud, a parte de ser deliciosas. Para consumirlo, no es necesarios no es necesario quitarles la piel, y no contienen semillas ni huesos en su interior, lo que los convierte en unos frutos ideales para los más pequeños.

Propiedades de la lechuga

lechuga-verdeLa lechuga es una planta que puede ser consumida a lo largo de todo el año. Entre sus variedades, encontramos la romana, beluga, batavia, francesa o iceberg. y a continuación os hablaremos de sus propiedades.

Las enfermedades crónicas y los sistemas sanitarios

doctor2Nos encontramos un incremento en las enfermedades crónicas ligado al envejecimiento de la población en los países desarrollados. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), este tipo de afecciones de larga duración, y en la mayoría de los casos sin curación, se están convirtiendo en una gran carga para los sistemas sanitarios, ya que presentan un gran reto de adaptación tanto para el paciente, como para el personal sanitario.