Comer rápido pasa factura

Comer, comemos. Nos lo pide el cuerpo y nuestro sentido de la supervivencia. Y sin embargo no reparamos lo suficiente en la importancia de nuestra alimentación. No solo en el qué comemos, sino en el cómo lo hacemos.