Saca provecho de tus momentos de crisis.

Siempre hay una oportunidad oculta tras cada dificultad. Y es que no hay mal que por bien no venga. A veces cuesta verlo pero las crisis pueden ser un estímulo que nos pone a prueba y saca lo mejor de nosotros a la luz.