Cómo nos afecta el cambio al horario de invierno

El cambio al horario invernal es menos duro que al veraniego. Ocurre igual que cuando viajamos. El jet lag es mucho más intenso si viajamos de oeste a este. Si lo hacemos al contrario, le ganamos tiempo al tiempo y las consecuencias para el organismo son menores. Es el caso en el que estaremos en la madrugada del sábado al domingo (a las tres de la mañana serán las dos).