Comidas quemagrasas.

Aunque no está comprobado que ningún alimento tenga la propiedad de eliminar grasas (tal y como señala la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición), lo cierto es que existen aquellos que ayudan a la digestión y que suelen ser llamados ‘quemagrasas’.

Estos, tal y como indican desde Consumer, ayudan a acelerar el metabolismo y evitan la acumulación de líquidos. Son las alcachofas, apios, aceite de oliva o zanahorias, por ejemplo.

La lechuga no engorda.

Cuántas veces hemos oído decir que si la lechuga engorda, que si no es bueno consumirla por la noche, o que es mejor no comerla si se está “a dieta”.

Los bocadillos también pueden ser saludables.

Al pensar en alimentación saludable nos vienen a la mente las verduras, las frutas, los pescados, etc. Es decir, pensamos en comidas que generalmente suponen una elaboración en cocina, algo de tiempo.

Pero saludable también puede ser un bocadillo. Esta “cómida rápida”, que puede solucionar una cena, puede ser muy sana. En nuestra mano está.