El estres y la ansiedad favorecen la aparición de la afonía.

AfoníaEl estrés y la ansiedad tienen consecuencias sobre múltiples aspectos de la salud. Por ejemplo, sobre nuestra voz. Ambos pueden afectar a las cuerdas vocales, favoreciendo así la aparición de la afonía y de otros trastornos de la voz como consecuencia de una bajada de defensas.