Tipos de alergias de la piel

alergia-piel

 

Hay ocasiones en las que la piel puede reaccionar en forma de alergia incluso cuando se entra en contacto con sustancias inocuas. La reacción dependerá mayormente del tipo de alérgeno al que se haya expuesto el organismo, así como del modo de exposición y la edad de quien padece la alergia.

Los alérgenos más comunes de las alergias de la piel son los siguientes:

En función de la forma en la que se manifiesta y los síntomas, nos encontramos cuatro tipos de alergias de piel principalmente:

Angioedema

El angioedema es una patología con cierto paralelismo a la urticaria. Es habitual incluso que se produzcan de forma simultánea aunque no tiene por qué ser así. El angioedema provoca ronchas o inflamación en la cara, principalmente en labios y ojos, aunque en algunos casos también se puede encontrar en las manos, los pies o la garganta.

La diferencia principal con la urticaria es que el angioedema aparece bajo la piel en lugar de en la superficie.

La dermatitis atópica

De la dermatitis atópica ya hablamos en este artículo. Aún así, os recordaremos que se trata de una enfermedad que se manifiesta en la piel de individuos con determinada predisposición genética, aunque las causas también pueden ser medioambientales.

Se suele presentar más comúnmente durante el primer año de vida, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Los síntomas que la forman son manchas en la piel, normalmente acompañadas de picor o supuración. Las manchas, además, varían de tonalidad así como de localización, dependiendo de la edad. En los bebés, por ejemplo, las lesiones suelen aparecer en el rostro, mientras que después aparecen concentradas en los pliegues de los codos y de las rodillas, en las muñecas y en los párpados.

En el caso de los adultos, por otro lado, suelen aparecer en el cuello, las muñecas y los pies.

Para contrarrestarla, existen hábitos que pueden ayudar a tratar o prevenir su aparición. Entre ellos, podemos eliminar de la dieta alimentos que puedan causar alergia, como los lácteos, y llevar una dieta terapéutica. Se recomienda que la ropa que esté en contacto directo con la piel sea de algodón 100%, y que no haya sido teñido, además de lavarse con jabones no irritantes.

También debemos mantener una correcta limpieza dentro del hogar para evitar la aparición de ácaros. También se pueden utilizar cremas de cortisona, si así lo recomienda el médico. Para aliviar las molestias de los picores, lo mejor son los antihistamínicos.

La dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto suele surgir de manera puntual sobre la piel al entrar en contacto directo con el alérgeno. Éste puede ser desde una tela o cosmético, hasta el níquel de algunas joyas o incluso el látex.

Este tipo de dermatitis se caracteriza por manifestarse con un intenso picor, enrojecimiento de la zona que estuvo en contacto con el alérgeno, descamación y aparición de pequeñas costras.

Es habitual que la dermatitis de contacto desaparezca sin complicaciones al pasar un par de semanas tras el contacto, siempre y cuando se evite el alérgeno causante de la reacción alérgica.

En este caso, el tratamiento dependerá de cada caso. El médico puede llegar a aconsejar utilizar cremas o medicamentos, aunque en la mayoría de los casos, lo mejor es no hacer nada en la zona afectada y simplemente evitar el contacto con el desencadenante.

Urticaria

La urticaria se caracteriza por unas ronchas rojizas que aparecen en distintas zonas del cuerpo. En algunos casos, al igual que con la dermatitis de contacto, es posible que no sea necesario llevar a cabo ningún tratamiento, y que la reacción desaparezca de forma espontánea. Aún así, se pueden evitar los síntomas evitando duchas o baños con agua caliente, ropa ajustada en la zona afectada y tomando antihistamínicos.

Related Post

Publicado en Salud Etiquetas: , , , , , , , ,