Trastornos del espectro alcohólico fetal o TEAF

desarrollo-bebe

Durante cualquier momento durante el embarazo, el feto puede verse afectado por los hábitos de la madre. Ya hemos hablado de la importancia de la alimentación durante el embarazo, y hoy os vamos a hablar de cómo el alcohol afecta al feto.

Cuando una mujer embarazada consume cualquier tipo de bebida alcohólica, sea cual sea el periodo de su gestación, puede dañar al feto. Y es que el consumo de alcohol puede causar los llamados trastornos del espectro alcohólico fetal, conocido también como TEAF, que pueden acarrear al bebé problemas físicos, así como de comportamiento tales como reducción en la capacidad de aprender y recordar, de comprender y seguir instrucciones, de controlar las emociones, así como problemas con la comunicación y socialización.

Existen tratamientos que pueden ayudar a aliviar algunos problemas causados por el síndrome alcohólico fetal. No obstante, el tratamiento debe de ser individual, incluyendo medicamentos que ayudarán con los síntomas específicos de casa situación, así como de una terapia de conducta adecuada.

Así, podemos encontrar también problemas visuales y de audición, defectos faciales, bucales, sistema inmune debilitado, epilepsia, daño hepático, defectos renales, cardíacos, musculares, parálisis cerebral, trastornos hormonales, altura o peso muy por debajo de lo normal, etc, causados por el consumo de alcohol por parte de la madre durante el embarazo.

Y es que debemos entender que cuando la madre toma alcohol durante la gestación, indirectamente también lo está haciendo el bebé, estando relacionado el nivel de alcohol en sangre de la madre con el del feto.

Mientras el hígado de la madre trabaja para descomponer el alcohol ingerido, el del bebé, en caso de estar formado, es demasiado débil para poder trabajar correctamente, por lo que el alcohol podría causar daños significativos durante el desarrollo.

Muchos son los estudios y los investigadores que concluyen que no existe ninguna cantidad segura de alcohol que una mujer encinta pueda consumir sin riesgo a afectar al bebé, puesto que se ha demostrado que incluso una cantidad pequeña de alcohol puede impactar en el desarrollo del bebé.

Los médicos insisten que es necesaria la abstención de beber alcohol durante todo el embarazo. Es más, consideran que sería interesante evitar el consumo de alcohol desde el momento de la concepción. Además, ya os hemos hablado de cómo el alcohol puede afectar al coeficiente intelectual del feto.

Related Post

Publicado en Hijos, Mujer Etiquetas: , , , , , , , , , ,