Trucos para eliminar la ansiedad por comer

ansiedad-por-comer

Hay gente que no puede controlar la ansiedad por comer y, tras mantenerse a dieta un par de semanas, acaban por darse un atracón o devorar en un instante una tableta de chocolate, o que, directamente, no pueden parar de comer. A continuación os daremos unos consejos para combatir la ansiedad por comer.

La ansiedad por comer es un problema más común de lo que podamos pensar. Además, es una de las causas más típicas por las que fracasan muchas dietas de adelgazamiento. De hecho es uno de los problemas con los que se encuentra una persona que esté tratando de adelgazar siguiendo un régimen, más difícil de sobrepasar.

Pero, ¿de dónde viene esta ansiedad? Básicamente porque la dieta que seguimos se relaciona directamente con nuestro estado de ánimo. Por este motivo, las personas que se sienten tristes, o estresadas, devoran todo lo que pillan por delante, o al menos, comen más de la cuenta.

En ocasiones, es muy difícil diferenciar la ansiedad del hambre. Cuando una persona sigue una dieta de adelgazamiento muy estricta, o cuando no se realizan las cinco comidas diarias recomendadas, o incluso simplemente por espaciar demasiado las comidas, surge el hambre. De hecho, si tenemos hambre cuando estemos preparando la comida, seguramente elegiremos mal los alimentos, ya que, al elegir el menú con hambre, suele suceder que elegimos alimentos menos saludables y rápidos, con más grasas y calorías.

Lo ideal es realizar cinco comidas al día, y distribuirlas bien de forma equilibrada a lo largo del día y con respecto a cada una de ellas. También es importante no comer en todas las comidas lo mismo, ya que acaba generando ansiedad por comer otro tipo de comida. Algo que también sirve para evitar el picoteo ya que, si realizas un buen desayuno, y además completo, sano y equilibrado, almorzamos algo ligero a media mañana, realizamos una buena comida a medio día, una merienda ligera y una cena, es muy difícil que pases hambre o tengas ganas de picar.

Trucos para superar la ansiedad por comer

  • 5 comidas al día: Ya os lo hemos comentado. Cinco comidas al día, bien espaciadas y que sean equilibradas es la principal estrategia. Sencilla y eficaz, es lo primero que deberíamos probar, además, evita saltarte comidas.
  • Planificar y preparar comidas antes de tener hambre: Nuestro subconsciente nos juega malas pasadas cuando tenemos hambre, ya que tenemos a elegir menús menos saludables o preparar más cantidad de comida.
  • Hacer la compra cuando no tenemos hambre: Del mismo modo, si tenemos hambre, tenderemos a adquirir alimentos más calóricos de forma inconsciente, así como picoteos varios.
  • Hacer la compra con una lista: Y tratar de seguirla. Así, evitaremos caer en la tentación de los picoteos.
  • Evitar comer frente al televisor, el ordenador o leyendo: Al estar realizando cualquier actividad mientras comemos, perdemos la consciencia de la cantidad de alimento que ingerimos.
  • Sustituye tus hábitos poco saludables con otros más sanos: Cuando hacemos dieta, solemos eliminar de golpe algunos hábitos poco saludables. Esto causa ansiedad. Por eso, es mejor, en lugar de eliminarlos directamente, sustituirlos por hábitos más sanos.
  • Evita buscar alivio emocional en la comida: Suele ser un error común. La comida no puede aliviar las penas, y suele ser un atracón a lo que nos lleva cuando sucumbimos en la tentación.
  • Espera antes de empezar a comer cuando caigas en la tentación: Hay veces que no puedes evitar caer en la tentación. Cuando esto sucede, trata de esperar unos minutos antes de comenzar a comer. Muchas veces, ese tiempo nos ayudará a darnos cuenta de que es simplemente un antojo y no una necesidad.
  • Come algo saludable antes de un alimento que desees: Si tienes la tentación de comer algo en concreto, trata de comer algo sano antes, como una pieza de fruta, lo que puede dar lugar a que ya no quieras ese caprico.

Ansiedad al dejar de fumar

Es común que, al dejar de fumar, se aumente de peso. Esto se debe a que dejar el tabaco genera ansiedad, y ésta se compensa comiendo.

Además, puesto que el tabaco es un excitante, al abandonarlo, se disminuye el gasto energético de la persona.

Por otro lado, la ansiedad por dejar de fumar se suele intentar compensar con comida, por lo que la elección de alimentos no suele ser saludable.

Muchas personas se “premian” a sí mismas comiendo más, o permitiéndose algún alimento poco saludable como recompensa a haber dejado de fumar.

Pero, en definitiva, se puede dejar de fumar sin ganar peso. Con esfuerzo y una dieta que disminuya la ansiedad, y el aumento de actividad física, podemos conseguirlo.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para combatir la ansiedad por comer.

Related Post

Publicado en Alimentación, Psicología Etiquetas: , , , , , , , , , ,